Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Historia del Mundial de Sudáfrica

El 15 de Mayo del 2004 África escribió una página gloriosa en su historia: por primera vez un Mundial se organizaría en un país africano
Seis países presentaron su candidatura para ser sedes del campeonato mundial: Sudáfrica, Marruecos, Egipto, Túnez, Libia y Nigeria, aunque ésta última no presentó los informes oficiales, abandonando la carrera.
Libia quedó descalificada al anunciar que Israel no podría participar en el campeonato en el caso de ser elegida. Este hecho empujó a que Túnez también se cayera de la carrera ya que sus planes eran organizar el campeonato junto a Libia.
La nación sudafricana obtuvo la victoria en la primera vuelta con 14 votos. Marruecos recibió 10 votos y Egipto ninguno.
En todo caso, no era la primera vez que un país africano intentaba organizar un Mundial, y ya en el 2006 Sudáfrica estuvo a punto de ganar la partida, pero finalmente Alemania se impuso con 12 votos frente a 11. La ajustadísima derrota dejó abatidos a los sudafricanos, quienes, sin embargo, supieron aceptar la derrota con elegancia.
La FIFA consideró que la candidatura de Sudáfrica no tenía nada que envidiar a la de Alemania y era mejor que las que habían presentado dos de los pesos pesados del fútbol, Brasil e Inglaterra. Por ello, el Comité Ejecutivo decidió implantar la alternancia del Mundial entre los continentes y otorgó a África el derecho de organizar la competición de 2010. En el 2014 el torneo más importante de la FIFA viajará a Sudamérica.
El Mundial 2010 supondrá la creación de miles de empleos y de nuevas infraestructuras, además de la mejora de las ya existentes. El crecimiento económico será muy positivo para un país que aún está superando las secuelas del apartheid. El Comité Organizador del Mundial Sudáfrica 2010 ha trabajado muy duro para recibir los fondos necesarios para poder hacer frente a un evento de esta magnitud. "Estamos determinados a montar una Copa Mundial que será de primera clase. No hay contradicción entre ser africano y ser de primera clase", afirmó el director ejecutivo del comité, Danny Jordaan.
Uno de los focos más importantes sobre el que han trabajado y siguen trabajando en Sudáfrica es el de eliminar la percepción negativa sobre la criminalidad en las grandes ciudades.
Un total de 10 estadios son los elegidos para albergar los encuentros del mundial 2010. Cinco estadios, incluyendo Soccer City (sede del partido de apertura y clausura) han sido remodelados, dos estadios demolidos y reconstruidos, mientras los tres restantes son estadios totalmente nuevos.
Pero no sólo las infraestructuras se están poniendo a punto, también los árbitros. Todo el mundo sabe que los jugadores se preparan para llegar a la cita mundialista al 100%, pero, ¿y los árbitros? El camino al Mundial comenzó para los árbitros en 2007 cuando el Comité Ejecutivo de la FIFA adoptó la decisión de crear un Programa de Asistencia al Arbitraje (RAP) con el fin de preparar a los árbitros candidatos para la Copa Mundial.
Las novedades de los últimos años en la preparación de los árbitros mundialistas han sido la formación táctica y psicológica, que se une a la física, conocida por todo el mundo. Los árbitros están sometidos a una fuerte presión, por ello, los psicólogos deportivos de RAP les ayudan a desarrollar estrategias individuales para soportar la presión y que ésta no afecte a su trabajo ni a su vida personal.
Los instructores del RAP y el departamento arbitral de FIFA observarán las actuaciones de los árbitros durante los próximos meses previos al Mundial y les ayudarán a mantenerse en las mejores condiciones.
Hablar del Mundial y de Sudáfrica es hablar de Nelson Mandela, premio Nobel que se movilizó para respaldar la candidatura de su país. El Presidente de la FIFA, Joseph S. Blatter, le describe como el símbolo de la humanidad de África, "No existe mejor símbolo de la humanidad de África que su persona y lo que representa. Lo que usted dio por su país y por el continente fue mucho más de lo humanamente concebible: ha consagrado su vida a la lucha por los derechos humanos y la democracia. Confiamos en que la Copa Mundial de la FIFA contribuya al legado que usted deseaba para su país".