Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Futuro negro como el carbón

REC baja a la mina con sus trabajadores en el reportaje 'Futuro negro como carbón'. Investigamos la situación y hablamos con sus familias, con los sindicatos y con los vecinos de las comarcas mineras
54 hombre encerrados a 700 metros de profundidad. El pozo Las Cuevas de Palencia fue su lugar de trabajo y de encierro durante 20 días. La oscuridad, su aliada para ocultar su desánimo y su desaliño.
Ellos, y el resto de mineros españoles, esperaban la decisión de Bruselas de mantener o retirar las subvenciones que permitirían mantener las minas y sus puestos de trabajo. ¿Qué tienen los mineros de especial que cuando protestan se entera toda España y casi todo el mundo les apoya?
REC baja a la mina con ellos en el reportaje Futuro negro como carbón. REC habla con sus familias, con los sindicatos y con los vecinos de las comarcas mineras. Les sigue en sus huelgas de hambre, en sus marchas a pie. La última batalla del carbón se ha librado en Zamora y Palencia.
Reporteros Cuatro ha estado con sus esposas, mientras esperaban la llamada diaria desde la mina confirmando que estaban bien. Ha asistido a los calambres de los mineros que han hecho huelga de hambre. A la agonía de un sector que quiere mantener una forma de vida, pero que Europa quiere desmantelar y que el gobierno mantiene a golpe de decreto y de ayudas.
El carbón español es más caro que el que se compra en el extranjero, y las térmicas ya no lo queman para generar electricidad. El carbón español se apila desde marzo en las bocas de las minas. Y los grandes empresarios del sector adeudan los últimos salarios.
Las comarcas abonadas al monocultivo del carbón sólo pueden salvarse con una reconversión global, pero si las ayudas públicas y las voluntades de mineros, empresarios no se destinan a ese fin, la agonía y el conflicto están asegurados.