Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Episodio 5: último programa

Las jóvenes tienen más seguridad en sí mismasCUATRO
Última entrega de esta temporada de Madres adolescentes y últimas horas en la casa: las madres volverán a recibir la visita de los padres de sus hijos que tendrán que demostrar si solos pueden hacerse cargo de los bebés, mientras ellas se toman un día de descanso
¿Lo harán mejor que ellas?, ¿se ayudarán unos a otros o se derrumbarán al primer llanto? Alejandro, el novio de Jessica, es quien más presión tiene: su inexperiencia ya ha sido motivo de conflicto con Jessica dentro de la casa. ¿Aprovechará la ocasión para demostrar a su pareja que puede ser un buen padre?
Tras la marcha de los chicos, las madres reciben un regalo inesperado: serán modelos por un día con todo lo que ello implica (maquillaje, peluquería, vestuario, sesión de fotos...). Volverán a sentirse guapas y a confiar en sí mismas. Descubrirán que, a pesar de ser madres tan jóvenes, aún les espera una vida llena de oportunidades. Una lección que sobre todo tienen que aprender dos de ellas: Jennifer y Rosa. La primera de ellas es quien más dificultades tuvo al principio y más ha evolucionado dentro de la casa. La psicóloga Pilar quiere que Jennifer tome conciencia de sus progresos y, con todo lo aprendido, afronte su futuro con más seguridad. Por su parte, Rosa comienza a canalizar sus emociones, su figura de saber y ser mejor madre que nadie; ha llegado el momento de librarse del lastre que le impide desarrollarse plenamente como madre y como mujer. Para ello Pilar le tiene preparada una actividad muy emotiva, que guardará siempre en su corazón.
Es el momento de despedirse, hacer balance de su gratificante experiencia y valorar si ahora se sienten más seguras para afrontar su futuro. Pilar y las enfermeras ya han hecho su trabajo. Ahora es el turno de las jóvenes madres: tienen toda una vida por delante. Pronto dejarán de ser adolescentes, pero nunca de ser madres. Y jamás olvidarán lo que aquí han aprendido.