Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Drácula, de Bram Stocker

Trece años le llevó al guionista James V. Hart trasladar a la pantalla el proyecto que él consideraba "el verdadero Drácula", tras comprobar que todas las películas hechas sobre el mítico personaje empalidecían al compararlas con el texto original que en 1897 escribió el novelista victoriano Bram Stoker. Llevado por este deseo, Hart versionó un guión que iba a ser producido para la televisión, cuando vio su última oportunidad de convertirlo en película de cine gracias a Winona Ryder, quien trasladó el proyecto poco después a Francis Ford Coppola, que aceptó enseguida encargarse de esta fiel adaptación, ya que era también un fan de la novela.
Coppola consiguió con esta película recuperar el romanticismo original de la novela de Stoker, con una ambientación sugerente y fascinante que huye del realismo para recrear esa época de principios del siglo XX en la que los incipientes avances tecnológicos estaban rodeados de cierto halo mágico. Con ello se enfrentará el cazavampiros Van Helsing al terrible Príncipe de las Tinieblas, en una lucha sin cuartel en la que estarán implicadas todas las fuerzas del Bien y del Mal.
El espectacular reparto reunido por el director de "El Padrino" y "Apocalypse Now", representa también uno de los principales alicientes del filme. Junto a la siempre genial Winona Ryder ("La edad de la inocencia", "Mujercitas", "Bocados de realidad"), que encarna a la heroína romántica Mina, aparecen el carismático Gary Oldman ("JFK: caso abierto", "Perdidos en el espacio") como Drácula y el veterano Anthony Hopkins ("La máscara del zorro", "Hannibal") como el siniestro Van Helsing.
SINOPSIS
Jonathan Harker es un joven abogado que viaja a un castillo perdido en el este de Europa, siendo allí capturado por el conde Drácula, que viajará hasta Londres inspirado por una fotografía de la prometida de Harker, Mina. Ya en Inglaterra, el conde iniciará su intento de conquista y reinado de seducción y terror, absorbiendo la vida de la mejor amiga de Mina, Lucy.
CURIOSIDADES
Gary Oldman consiguió bajar una octava su propia voz para darle así un toque más dramático y amenazador a la voz del Drácula anciano. Según él mismo llegó a utilizar una grabación con aullidos de lobo para aportarle ciertos matices a dicha voz. En España, sin embargo, se tuvo que recurrir a dos dobladores diferentes para doblar al personaje.
Oldman recurrió a sus propios recuerdos de cómo hablaba un vecino suyo de la infancia que provenía del este de Europa, para crear el acento rumano del personaje.
Coppola quiso reunir a los actores en su casa mucho antes del rodaje para que convivieran. En la preparación figuraba la lectura conjunta de la novela de Bram Stoker, lo que les llevó dos días completos, según el propio Anthony Hopkins. Tras dicha lectura, se les pidió a los actores que aportaran ideas para la película, lo cual acabó cambiando por completo el guión original.
Según Winona Ryder, que dio a conocer dicho guión al propio Coppola, en principio se trataba de un texto muy filosófico narrado en 1ª persona y no presentaba para nada la estructura que acabó teniendo al final. Uno de los añadidos principales de Coppola fue el prólogo en el que se relaciona la figura histórica de Vlad Tepes, o Vlad el Empalador, con el personaje creado por Bram Stoker.
La frase con la que Mina describe el país natal de Drácula y Elisabeta durante su trance con la absenta, "una tierra más allá del bosque", es de hecho la traducción literal de la palabra "Transilvania".
Anthony Hopkins no sólo interpreta a Van Helsing sino también al sacerdote que condena a Elisabeta por haberse suicidado, además de hacer de narrador en varios momentos del film.
En la escena dentro del castillo de Drácula, en la que Keanu Reeves se encuentra con las Tres Novias de Drácula, Francis Ford Cóppola pretendió que las actrices estuvieran totalmente desnudas, pero la productora se negó, y el director tuvo de conformarse con mostrar a las actrices parcialmente desnudas.
El extraño cochero que recoge a Jonathan Harker para llevarle al castillo de Drácula también fue encarnado por el propio Gary Oldman. La película coincide en ese punto con la novela de Stoker, en donde se insinúa que es el Conde mismo quien conduce su coche de incógnito.
FICHA TÉCNICA
Título original: Bram Stoker’s Dracula
Director: Francis Ford Coppola
Actores: Gary Oldman, Winona Ryder, Anthony Hopkins, Keanu Reeves
Género: Drama
Año de producción: 1992
Nacionalidad: EE UU
Duración: 1 hora, 55 minutos
Premios: Oscar al Mejor Maquillaje, Vestuario y Efectos de sonido