Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dinamarca vence (2-1) a una corajosa Camerún que ya está eliminada

Los 'leones indomables' se adelantaron con gol de Eto'o. Pero los daneses, con dos golazos, dieron la vuelta a un partido que Camerún, pese a jugar bien, no pudo empatar.
Camerún es la primera selección eliminada del Mundial de Sudáfrica. Por su parte, Holanda ya es matemáticamente primera de grupo, y se las verá con el segundo del grupo F (Italia, Paraguay, Eslovaquia o Nueva Zelanda). Dinamarca y Japón se enfrentarán en un partido del que el vencedor será segundo de grupo (el empate clasifica a los nipones).
Camerún murió con las botas puestas. Desde el primer minuto, sus jugadores salieron a 'morder' cada balón dividido. La intensidad en cada acción de los 'leones indomables' dió resultado muy pronto: a los 10 minutos, Samuel Eto'o aprovechaba un error en la defensa danesa para adelantar a los suyos. Camerún tenía noqueada a Dinamarca, pero en una preciosa jugada de tiralíneas significó el empate en el minuto 33: espectacular pase diagonal desde 50 metros del central Agger hacia la banda derecha; Rommedahl gana línea de fondo y pone el balón perfectamente para que (sin poder llegar Hamidou pese a intentarlo) Bendtner haga el 1-1. Ambas selecciones nos regalaron, a partir de ahí, quince minutos de espectacular fútbol como no se está viendo en este Mundial. Partido de ida y vuelta con clarísimas ocasiones para las dos selecciones.
La segunda parte empezó sin tanto 'correcalles', pero Dinamarca aprovechó una gran jugada personal de Rommedahl que, tras recortar al defensa cruzó el balón perfectamente al segundo palo con la zurda. Dinamarca remontabla. Camerún estaba eliminada. Siendo plenamente conscientes de ello, los 'leones indomables' pusieron coraje y fuerza en todas las acciones, pero unas veces la gran actuación de Sorensen, otras la falta de precisión en los metros finales y otras la mala suerte impidieron empatar a los de Le Guen.