Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡Dexter se ha casado!

La incorporación del actor Jimmy Smits (La ley de los Ángeles, Policías de Nueva York) como Miguel Prado, un fiscal que curiosamente compartirá los mismos instintos criminales que el protagonista, ha marcado el ritmo de los nuevos episodios de esta última temporada.
Todo comenzó con la llegada de Prado al departamento de policía de Miami con un claro objetivo: encontrar a un traficante de drogas presunto asesino de su hermano. Sin embargo, el nuevo fiscal buscará al asesino equivocado.
Pero lo que en un principio es una incómoda vista, pronto se convertiría en una absoluta revelación para Dexter cuando, inesperadamente, encuentra en Prado un alma afín, un cómplice en la que confiar, un verdadero amigo con el que poder compartir todos sus secretos, y con el que dejar de sentirse sólo en la oscuridad. El único inconveniente es que Dexter es el asesino del hermano de Prado.
La amistad llegó para Dexter precisamente en el momento en que más lo necesitaba: el código de su guía y difunto mentor, Harry, comienzaba a ser insuficiente para Dex, que se asigna a sí mismo el papel de único maestro y tutor, definiendo unas nuevas reglas para su comportamiento homicida. Pero no fue el único que ve alterarse sus esquemas: Debra comienza a trabajar en el caso de un psicópata que arranca la piel a sus víctimas antes de matarlas, y lo hace junto a Joel Quinn, un agente investigado por Asunto Internos y sin problemas en mezclarse con la peor calaña de Miami para conseguir sus objetivos. Ademas, Rita asume que Dexter está dispuesto a desempeñar un papel definitivo en su vida y la de sus hijos, cuando los planes de éste pueden ser bien distintos.
El primer capítulo de la tercera temporada se convirtió en el mejor estreno de la cadena de cable Showtime desde 2004 (1,2 millones). Además, el último episodio logró superar estos datos y obtuvo 1,5 millones de espectadores.
Desde su primera temporada, Dexter no ha dejado de ganar reconocimientos. Además de contar con dos Emmy, su actor principal, Michael C. Hall ha conseguido tres candidaturas seguidas como Mejor Actor en Serie Dramática en los Globos de Oro y en los Screen Actors Guiad Awards.