Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Crítica política para todos en el cuarto SNL

El cuarto Saturday Night Live made in Spain tuvo un inicio luctuoso: el director había muerto. Pero Secun, Eva, Gorka, Yolanda, Edu y Fernando Tejero -la estrella invitada- pensaron, al más puro estilo norteamericano, que the show must go on por lo que pareció no importarles demasiado la baja de su jefe.
El programa empezó fuerte, con Fernando Tejero haciendo "magia" a Kira Miró en el monólogo inicial. El show subió luego su temperatura con un divertido sketch en el que Secun y Yolanda se ponían "calenturientos" al ver la ardiente relación de Fernando y Eva disfrazados por Carnaval. También hubo tiempo para aprender las técnicas de venta más agresivas -nunca mejor dicho- que el maestro Edu Soto enseñó a Gorka Otxoa para vender cuchillos. La crítica afectó también a algunos programas de televisión, especialmente a aquellos que buscan las lágrimas de los concursantes, a través del concurso "No llores que es peor" que presentó Luján Argüelles. Otros sketches fueron el de Fernando Tejero haciendo de psicópata en el cumpleaños de Gorka Otxoa; el de Jordi Rebellón presentando un test contra el dolor de cabeza y, para finalizar, el de una reunión de pijos en la que Fernando Tejero y Yolanda Ramos eran visto como "bichos raros".
Pero por lo que destacó el programa del jueves fue por sus críticas políticas. Hubo para todos. Una de las ministras más polémicas del actual Gobierno, Magdalena Álvarez, fue el epicentro de las Noticias del SNL y un Gorka Otxoa caracterizado de César Millán enseñaba a Mariano Rajoy cómo educar a los compañeros de partido en "El encantador de PPeros". Por último, José Antonio Labordeta animó, al más puro estilo Tío Sam y su histórico I want you for U.S. army, a los políticos nacionales para que acudieran a realizar algún cameo -o como estrellas invitadas- a los futuros Saturday Night Live. A Barack Obama no le fue nada mal su participación en el SNL estadounidense...¡Piénsenselo bien, señores políticos!