Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Camacho, uno a uno

Conoce a Fran, Lola, Belén y Kiko
FRAN (Ginés García Millán)
Es el cabeza de familia. Un poco tacaño, bastante misógino y seguidor del Atleti, es dueño de una zapatería que heredó de su tío y en la que trabaja a diario vendiendo unos zapatos que le dejan un insatisfactorio margen de ganancias. Su sistema de creencias se centra en hacer lo que le apetece, por lo que se opone a cualquiera que se cruce en su camino: el gobierno, la oposición, la policía o los vecinos. Siempre trata de eludir sus responsabilidades conyugales con Lola, a quien sin embargo nunca ha engañado, ni lo hará. Esto no quita para que le gusten las rubias de bote, así como hablar de mujeres con sus amigos, la cerveza y ver deportes en la tele con la mano metida dentro del pantalón.
Le encanta tomárselo con calma en el baño, lugar de la casa donde más tiempo pasa cada día después del sofá, su sitio favorito; desde allí no perdona un partido, especialmente si son del Atleti. También, y pese a sus básicos conocimientos de mecánica, le encanta trastear en su viejo coche. Fran es justo lo contrario del amoroso padre televisivo que siempre sabe lo que hay que hacer. De sus hábitos destaca que le encantan el zumo y la cerveza, miente a todo el mundo y apenas tiene una buena palabra para nadie. Y casi nunca come en casa, sobre todo porque Lola es cualquier cosa menos una buena cocinera.
Ginés García Millán ha participado, bajo las órdenes de diversos directores, en más 14 obras de teatro, entre las que cabe mencionar "Hamlet", "El rey Lear", "Don Juan Tenorio" o "La fundación". Su carrera cinematográfica también es muy amplia, con títulos como "Hotel Tívoli", "Iris", "El año del diluvio" o "Carmen". En la pequeña pantalla ha trabajado en las series de mayor éxito en los últimos años, entre ellas "Médico de familia", "Policías", "El comisario", "Periodistas" y "Motivos personales".
LOLA (Lilian Caro)
Madre de familia dedicada exclusivamente a sus labores, a las suyas propias, que no a las domésticas. Lola es vaga, alegre y enganchada a la tele matinal. Experta en buscar triquiñuelas para que Fran haga chapuzas mientras ella lee revistas, se niega a cocinar o a limpiar la casa y prefiere comprar ropa a lavarla, e ir a la peluquería antes que a la oficina del INEM. Lola y Fran se conocieron en el instituto. Descubrieron juntos el amor, el sexo y los suspensos. Al acabar los estudios, Lola trabajó durante un tiempo, pero lo dejó definitivamente al quedarse embarazada. Desde entonces, se pone enferma cada vez que se comenta la posibilidad de su reincorporación al mundo laboral.
Uno de los placeres favoritos de Lola, además de las compras, es fastidiar a Fran y seducirle, lo que no siempre consigue. Le importan poco los dudosos valores de sus hijos y adopta la misma estrategia de Fran con ellos: dales pasta y que se las apañen. Excepto cundo el problema es importante: entonces se transforma en una leona que no duda en defender a sus cachorros como sea. Le gusta pasarse el día tirada en el sofá viendo magacines y culebrones y comiendo bombones que no le engordan. Lola sigue la ley del mínimo esfuerzo pero desea que su familia la quiera, algo que suele conseguir. Es una optimista total y se esfuerza en parecer sexy para atraer a Fran, pero sólo logra atentar contra el buen gusto con sus originales modelitos.
Lilian Caro es licenciada por la Escuela Superior de Arte Dramático de Málaga y tiene una amplia experiencia teatral. Su trabajo en la obra "Enredos de Scapin", del director A. Dumas, le llevó a ser nominada por la Unión de Actores por su papel de Jacinta en la categoría de Mejor actriz de reparto. En televisión ha participado en diversas producciones de éxito, como "Turno de oficio", "El comisario" y "Hospital central".
BELÉN (Elena de Frutos)
Dieciséis años, guapa, egocéntrica, algo ligera de cascos y prototipo de cabeza hueca sin remedio. Su hermano Kiko suele aprovecharse de su ignorancia pero, a menudo, ella ríe la última. Su vida carece de sentido si no tiene un teléfono cerca y sólo le interesan los chicos y el sexo, materia que maneja estupendamente bien para su edad. Belén tiene muchos novios, a veces al mismo tiempo, algo que Fran por todos los medios trata de quitarle de la cabeza, aunque jamás lo consigue. Sorprendentemente, Belén logrará acabar el instituto, pero su futuro laboral, aunque variado, no parece muy prometedor.
Elena de Frutos: su trayectoria en televisión es amplia y variada, destacando sus interpretaciones en las series "El comisario", "Hospital central", "Aída" y "Un paso adelante". "Entre vivir y soñar" y "El regreso de Alicia" son dos de sus trabajos cinematográficos.
KIKO: (Daniel Retuerta)
Trece años. Listo, precoz, sobrado, fanático de los videojuegos y buen estudiante, Kiko es el más inteligente de la familia, al menos el único que mueve las neuronas con cierta velocidad. Es el rey de los trapicheos y el chantaje y siempre está inventando diversas estratagemas para sacar el dinero a los demás. Estudia en el mismo instituto que su hermana, aunque con bastante más éxito que ella. Tiene las hormonas alborotadas por la edad y le encantaría ligar alguna vez, pero en pocas ocasiones lo consigue. A pesar de lo mucho que se burla de su hermana, no deja de ser irónico que a él le cueste marcarse tantos precisamente en el campo en el que ella triunfa como reina indiscutible: el de las relaciones con el sexo opuesto. Desde que nació se pregunta si realmente no es adoptado.
Daniel Retuerta, aunque su carrera no ha hecho más que comenzar, ha participado en series como "Ana y los siete", "Hospital central", "Compañeros", "Fuego", "Menudo es mi padre" y "Más que amigos". En la gran pantalla ha trabajado a las órdenes de Imanol Uribe en "El viaje de Carol".
PELOS:
Pelos es un perro macho de largas y sedosas guedejas, aire distinguido y un muy desarrollado sexto sentido para desaparecer de la vista si las circunstancias no le son favorables. Y eso suele suceder siempre que un Camacho anda cerca. Porque si algo ha aprendido Pelos en sus años de vida, es que para vivir (más bien sobrevivir) en esa casa, hay que andarse con ojo. Así, Pelos, fiel reflejo de sus amos, es un perro vago, despreocupado, miedica y solitario, cuyo único interés es conseguir con el mínimo esfuerzo ligarse a alguna perra de la vecindad y algo de comida extra.