Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡SOMOS CAMPEONES DEL MUNDO!

Llevábamos toda la vida esperando y esta generación de campeones no iba a dejarnos sin lo que tanto ansiábamos, sin lo que tanto nos merecíamos ¡la copa del mundo!
No han sido 90 minutos, sino casi 120 de infarto, de nervios, de estómagos revueltos y de 'no querer mirar'. Pero por fin se ha hecho justicia y ha ganado el fútbol, ha ganado la creación, ha ganado el toque, la calidad, la constancia, el equipo, ha ganado España.
Sabíamos que no iba a ser un partido sencillo, ninguno lo fue durante este Mundial, y el único equipo que jugó al fútbol frente a 'La Roja', Alemania, terminó arrollada. Los holandeses prefirieron dejar a un lado su estilo de juego y apostar por las patadas, por el juego sucio. Tuvo en el árbitro Howard Webb a su mejor cómplice.
Arrancó la primera parte con mucha movilidad y ya en el minuto 4 nos lamentábamos de la primera ocasión fallida de Sergio Ramos. El propio jugador tuvo otra muy clara en el minuto 10, tras rematar de cabeza solo un saque de esquina.
Los oranje comenzaron con un juego muy duro desde el primer minuto, tenían muy claro que a España sólo se le podía parar a base de faltas y no dudaron en usar todo su arsenal para frenar a 'La Roja'. En el minuto 15 Van Persie ve la primera tarjeta amarilla de los holandeses por cometer falta sobre Joan Capdevila. Pero la jugada sucia por excelencia se comete en el minuto 27, cuando Nigel de Jong se olvidó de que esto es un partido de fútbol, y como si fuera un karateka metió una patada en el pecho a Xabi Alonso . Tarjeta roja clara que Howard Webb deja en amarilla y regala a De Jong el resto del partido.
Las faltas continúas de los holandeses equilibraron el encuentro, los minutos se iban consumiendo y el marcador permanecía inamovible. España tenía muchos problemas para crear y Holanda llegaba sobre todo apoyándose en la velocidad y técnica de Robben. Suya fue la última ocasión que Casillas desbarató con una gran parada antes del descanso.
La segunda parte comenzó manteniéndose el mismo guión. Holanda continuaba esperando a los de Del Bosque, haciendo del juego sucio su estilo y esperando una acción a balón parado o de un contragolpe aislado. Y la ocasión les llegó en el minuto 61, gran pase de Sneijder que dejó a Robben mano a mano contra Casillas . El capitán engañó a Robben, realizando una gran parada y demostrando una vez más porque es el mejor portero del mundo.
Tras la ocasión de los holandeses, España volvió a recuperar el dominio y las mejores ocasiones estuvieron en nuestras botas. Primero una de Villa, que malgastó una oportunidad inmejorable después de una excelente acción individual de Navas, sustituto de Pedro. Después Ramos cabeceó alto un córner sacado por Xavi cuando estaba solo en el área.
La entrada de Navas dio frescura al juego de España, mientras que Holanda seguía a su partido, el de frenar a toda costa. En este sentido Van Bommel o Heitinga han demostrado cómo no se debe jugar al fútbol. En el minuto 82 los holandeses volvieron a tener una ocasión clara, pero Casillas volvió a ser mejor que Robben.
Se acercaba la prórroga y la cara de los jugadores mostraban el cansancio. Holanda se replegó defendiendo el empate a cero y España buscaba el gol hasta el final ya con Cesc en el campo, que salió por Xabi. Y lo tuvo ya en la prórroga el mismo Cesc, después de un pase fabuloso de Iniesta, pero fue incapaz de superar a Stekelenburg.
La prórroga fue española, con Cesc e Iniesta moviendo a la perfección el balón entre líneas, creando huecos y llegando. Heitinga vió la segunda amarilla tras cometer falta sobre Iniesta. Mucho tardó el árbitro en dejar a Holanda con diez. Y cuando se comenzaba a pensar que la justicia no iba a hacer acto de presencia y que el campeonato del mundo se decidiría en la lotería de penaltis, llegó el gol. Faltaban 4 minutos para los 120,Cesc vio solo a Iniesta, le dio el balón y el de Albacete no falló . El gran pequeño Iniesta controló el balón y de volea, a palo cambiado, batió a Stekelenburg. El gol de la historia, el gol de la justicia, el gol del fútbol, el gol de los CAMPEONES DEL MUNDO.
Hoy España entera salta de alegría; hoy españoles por todo el mundo lloran de alegría; hoy nos acostaremos, cansados, pero felices; Hoy nos acostamos siendo CAMPEONES DEL MUNDO