Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Atípico encierro de los toros de Cebada Gago con un herido por asta de toro

Hoy llegaban a las calles de Pamplona los temidos toros de Cebada Gago. Unos astados que cuentan con el historial de cornadas más elevado de las últimas décadas. Lo que, apriori, podía convertirse en un encierro complicado y peligroso no ha sido tal.
A las 8h00 en punto de la mañana los toros han ascendido la cuesta de Santo Domingo a gran velocidad guiados por los cabestros y por una de las reses que se ha puesto en cabeza de manada. En estos primeros compases los toros buscaban y desparramabn la vista hacia ambos lados de la calle pero sin lanzar derrotes. Carreras rápidas e intensas en los primeros metros. A media altura de la cuesta dos toros han perdido las manos, quedando descolgados de sus hermanos.
Ligeramente rezagados han llegado a la altura de la Plaza del Ayuntamiento y Mercaderes estos dos astados pero sin ocasionar problemas a los corredores. Toros y mansos han pasado por la curva de noventa grados sin a penas golpear y a gran velocidad, lo que ha provocado que algunos corredores tuvieran apreturas para seguir el ritmo de carrera. En este punto algunos mozos han permanecido parados en la parte exterior de la curva de Mercaderes obstaculizando a los corredores que llegaban con los toros en los talones.
En el comienzo de la calle Estafeta se han vivido preciodsas carreras llenas de intensidad, con una manada que había recuperado su condición de grupo al reincorporarse los dos toros descolgados. Pero poco duraría esta composición puesto a que pese a avanzar de manera compacta la primera parte de la calle, a la altura de la bajada de Javier ( mitad de Estafeta) , dos de los "cebaditas" han vuelto a quedar descolgados, momento que han aprovechado los mozos más experimentados para seguir sus carreras en los huecos existentes entre el grueso de la manada y estos dos astados. Un mozo madrileño ha sido empitonado por uno de los astados en la parte final de Estafeta, aunque su estado no reviste gravedad.
En la parte final del recorrido se han vivido algunos de los momentos más peligrosos del día, destacando los de la bajada al callejón en la que los astados se han abierto provocando algunas caídas de mozos habituales de este tramo. Las apreturas y el aumento de corredores en este punto han sido la tónica general del final del recorrido en el que dos jóvenes han estado a punto de ser alcanzados por uno de los toros de Cebada Gago.
En líneas generales el hierro gaditano de Cebada Gago no ha hecho honor a su fama de peligroso, puesto que las reses se han comportado de manera noble durante todo el trayecto a pesar de la ruptura de la manada en varias ocasiones. Hoy el sentido gregario de los "cebaditas" ha podido con la certeza de sus derrotes en los dos minutos y medio de carrera. Los mozos han vuelto a respirar.
Cabe reseñar que uno de los toros de Cebada Gago será sustituido por otro para la corrida de esta tarde al haberse partido uno de sus pitones en una de las caídas del astado durante la carrera.