Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sira, Luna y los 7 Samurais

Una perra sorda y otra que no soporta el ruido. Una lucha encarnizada por el liderazgo de la manada. Así comienzan los tres nuevos retos de Borja Capponi.
Borja Capponi, el encantador de perros español, se enfrenta a tres nuevos retos apasionantes.
Sira es una preciosa dálmata que nació sorda. Esto dificulta bastante la convivencia con ella, ya que no atiende a los dueños y tiene un comportamiento un tanto hiperactivo que le lleva a hacer cosas como destrozar o negarse a salir a pasear.
Cuando Borja llega a casa de Isabel y Paco lo que ve es a una perra muy indisciplinada. Por eso les hará hincapié en la necesidad de darle una estructura a través del paseo y de comunicarse con ella con el lenguaje corporal.
Frisco trabaja en el garaje de su casa montando y pintando Harley Davidson, pero su perra Luna tiene un grave problema con los vehículos de ruedas: se lanza como una posesa a morder las ruedas. Su obsesión es tan grande que ha llegado a morder a algún cliente por el hecho de ir subido a una moto. Pero no es sólo con las motos que Sira se vuelve loca, también está obsesionada con la manguera del jardín. Ciclón, el perro de Borja, también tiene debilidad por las mangueras, por eso con la ayuda de Ciclón, Borja demostrará cómo frenar ese tipo de obsesiones. Pero el verdadero reto con Luna está en el garaje, dónde será difícil conseguir que Luna mantenga la calma al lado de las motos.
Pastores blancos suizos, los siete samuráis
Javier tiene el sueño de criar pastores blancos suizos de la forma más natural posible. Por eso quiere que se críen como una manada, sin jaulas de por medio. Pero ese sueño se truncó desde que llegó Mari Luz a su vida con su perro Dingo, un perro que él mismo le vendió. Desde entonces las peleas por el liderazgo entre Bit y Dingo hace imposible que los perros puedan estar juntos. Borja enseñará a Javier y Mari Luz que si ellos son unos buenos líderes, sus perros no se pegarán por conseguir el mando. Con mucha calma y en una rehabilitación que llevó varios días, Borja conseguirá que los perros puedan estar juntos y sueltos en la finca de Javier.