Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Melenas y Hachi

Una perra antisocial y un cachorro de sharpei que es un bellezón malcriado son los protagonistas de la nueva entrega de Malas Pulgas.
Verónica y María José son voluntarias en una protectora de perros llamada Cuencanimal. Desde hace un año tienen a una perrita llamada Melenas que nadie quiere adoptar.
Melenas es una perra asocial con personas y animales, tan asustadiza que ni siquiera le han podido llevar al veterinario a ponerle el chip.
Borja llega a la protectora para ayudar a Melenas, pero enseguida se da cuenta de que su problema es tan grave que necesita mucho más que una sesión para conseguir rehabilitarla.
Por eso decide llevársela a su casa y así enseñarle también a convivir con otros perros. Tras varios meses, el cambio que experimenta Melenas es sorprendente, tan sorprendente como el final de esta historia.
Hachi es un cachorro de sharpei de seis meses de edad. Sus formas son tan armónicas que sus dueños Mario y Nani han decidió presentarle al Concurso Internacional de Belleza Canina que tiene lugar en Talavera de la Reina. Pero tienen un gran problema, el comportamiento del perro es tan malo que creen que podrían acabar haciendo el ridículo.
Borja enseñará a Mario y a Hachi las tres cosas que necesitan saber para desempeñar un buen papel en el concurso: caminar de la forma correcta, poder cuadrar al perro y conseguir que se deje abrir la boca por el juez.
Tras unas semanas de duro trabajo , Mario se presenta al concurso de belleza con su perro Hachi.