Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Los Gipsy Kings' se despiden con una vuelta a casas, decepciones y algún triunfo

fotoNoticuatro.com

Se acabó lo que se daba para 'Los Gipsy Kings'. Las familias gitanas más conocidas de la televisión se despiden de Cuatro dejándonos nuevamente sin palabras en el último programa de la tercera temporada. Eso sí, no hay nada como disfrutar del fin de fiesta en Benidorm y bailando 'los pajaritos' con María Jesús, tal y como han hecho los Jiménez. Menos alegre ha sido la despedida de los Fernández Navarro que han terminado con un reencuentro desafortunado y con Joaquín desvinculándose de sus hijos (esperemos que temporalmente). Las Salazar, por su parte, han alcanzado su tan deseado éxito empresarial triunfando en Londres, mientras que Los Montoya, también han acabado la temporada por todo lo alto con un desfile nunca visto en ‘Las 3.000’.

El reencuentro de los Fernández Navarro
Hartos ya de su vuelta al mundo, los Fernández-Navarro regresan a su Mallorca natal para sorprender a sus hijos. Y la sorpresa fue mayúscula: pilló infraganti a su hijo Fali y a su yerno José celebrando una fiesta en la piscina de Villa Loli en la que han cobrado entrada para así recaudar el dinero que les falta y reparar el Panamera. El patriarca de los Fernandez no daba crédito de lo que estaba viendo… ¡a punto de darle un infarto!
Joaquín descubría que sus hijos y su yerno habían destrozado su coche y que habían empeñado uno de sus mejores relojes, entre otras cosas. “La psicóloga me ha dicho que tengo que alejarme de todo aquello que me perjudica y los que me estáis perjudicando sois vosotros así que a partir de ahora no quiero saber nada de vosotros, esta vez es la ‘difinitiva’, os tenéis que buscar la vida. Desde ahora mismo, empezad a desfilar uno a uno por la puerta, no quiero saber nada más de vosotros”, aseveraba Joaquín visiblemente enfadado.
La Rebe olvida las penas junto a María Jesús y su acordeón
Los Jiménez apuraban sus últimas  horas en Benidorm asistiendo a uno de los espectáculos más genuinos de la ciudad, el de María Jesús y su acordeón. “Papá, pero si esto es de viejos y viejas”, se quejaba la Rebe que no tenía su mejor noche. El bajón de la miss gitana era más que evidente hasta que a sus padres se les ocurrió una genial idea: hablar con María Jesús para que la hiciera participe de su actuación. Y vaya si funcionó, a la Rebe se le fueron todos los males cantando y bailando uno de los éxitos de la artista: ‘Los pajaritos’.
Además, y aunque se ha hecho mucho de esperar, la Rebe y su familia han hecho una parada en Onil para recoger la definitiva muñeca-clónica de la más guapa. Aunque no ha sido amor a primera vista, la 'Miss Gitana' se ha mostrado encantada con el resultado obtenido después de tunearla un poco.
Las Salazar, triunfo en Londres y vuelta a casa
La empresa joyera que quiere contratar a las Salazar como imagen de marca ha pueso Londres a sus pies. Sesiones de fotos, exclusivas, cenas… y nuevos horizontes laborales se han abierto ante las reinas del brilli brilli. Aunque es la primera vez que lo hace, Noemí ha protagonizado unas fotografías para la marca que la han convertido en una auténtica modelo.
Después de su triunfo en Londres, tocaba la vuelta a casa. Tras varios problemas de última hora y de que el albañil estuviese a punto de empadronarse en su casa, las Salazar ya pueden disfrutar de la reforma de su casa. Encantadas con el resultado final, deciden que Tobi sea el primer miembro de la familia que estrene el jacuzzi.
Los Montoya cumplen sus sueños
Los Montoya afrontan por fin la apertura de la nueva Boutique de Saray. El gran desfile de las Razas anunciado a bombo y platillo por el barrio que la vio nacer servirá de antesala a la inauguración de la deseada tienda, una noche de fábula que pondrá el broche de oro en la historia de los Reyes de Las 3.000.