Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pedro llegó a tiempo a su boda

De haber sabido la procedencia de María Esther, Pedro no la hubiera escogido. Se ha ido con las manos vacías, pero quizá no le haya dado tanta pena al pensar que alguien le estaba esperando en el altar.