Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vida

Estaba envuelta en sudores,su cabello era una masa viscosa y pegajosa,los sonidos desgarradores de su propia voz, debido al dolor, le eran ajenos. Era tanto el dolor moral y espiritual que sentía, que el físico le era indiferente, se sentía ultrajada,traicionada,y sin la fe que un día puso ciegamente en Dios, porque cómo un Dios benevolente y magnánimo había consentido que perdiera su inocencia, y sobre todo su amor,porqué consentía que se cometieran tales injusticias ante sus ojos.De repente el dolor cesó y una criatura de pelo cobrizo fue colocada en su pecho. Y de repente sí lo entendió, sí había justicia divina,sí había fe.