Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Samanta Villar: “Es una situación muy inquietante, ver niñas de 10 años con comportamientos muy sexualizados"

Este viernes a las 0.00 h., pequeñas misses, en 'Conexión Samanta'

Samanta Villar, este viernes a las 0.00 h. nos interna en uno de los reportajes más alarmantes que hasta ahora ha realizado la periodista. Nos revela cómo viven las niñas que se presentan a concursos de belleza infantiles: “Es una situación muy inquietante, niñas de 10 años con comportamientos muy sexualizados. Con maneras de desfilar y poses que muchas veces te ponen la piel de gallina”, ha explicado Samanta en el programa de ‘Las Mañanas de Cuatro’.
“Es cierto que algunas están jugando, algunas se lo están pasando bien pero hay un limbo, hay una especie de límite que se traspasa en el que surgen muchas preguntas. Si no son los padres los que las protegen, realmente te da la sensación de que están desamparadas”, ha comentado la periodista tras haber hablado con algunas madres de estas niñas.
Escotes, medias, pelucas, vestidos exuberantes… un estilismo impropio para niñas que deberían estar jugando a las muñecas mientras que ellas mismas se han convertido en sus propias barbies.
Son niñas que por su corta edad deberían estar jugando pero que en su caso participan en estos concursos, vestidas y maquilladas como mujeres adultas. Estas pequeñas pasan horas y horas en larguísimas sesiones fotográficas y ensayando horas y horas.
No es solo por el premio
Estos concursos no solo son por llevarse 650 dólares, sino que también les sirven como una proyección por si quieren iniciar una carrera como modelos en el futuro como ha comentado Samanta Villar.
Además, al principio se les presenta este tipo de concursos como un juego pero muy pronto se dan cuenta que es una competición: “las niñas en algún momento van voluntariamente y se lo están pasando bien pero cuando empiezan a participar de verdad, son horas y horas de ensayos, de repeticiones. Las niñas se cansan, tienen que comer mientras ensayan, no pueden ir a la piscina...”.
La presión es constante desde que se las apunta a estos certámenes y en algunos casos, “la propia madre se da cuenta lo que son los concursos de belleza”, ha añadido la periodista. Algunas les ponen “uñas postizas, maquillajes de mujer adulta…” y, el debate está servido, la madre comienza a ver lo que es este tipo de concursos infantiles, “a lo mejor la gente se está pasando de la raya y empieza a asustarse un poco”, ha finalizado Samanta Villar.