Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Marcos, Ana y su hija tendrán que ir prisión por no poder pagar una multa de 1.500€

La familia se enganchó ilegalmente a la red pública de luz y han sido condenados a una multa de 1.500 euros y a dos meses de cárcel, que tendrán que cumplir, al parecer, por no poder pagar la multa. Según la PAH de Valencia, la familia habría firmado sin saberlo el ingreso en prisión.

“Se ha demostrado que ser pobre es un delito penado con prisión”, ha dicho Luis Vargas, portavoz de la plataforma en Valencia durante la concentración a favor de esta familia y añaden: “No vamos a consentirlo”.