Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La muerte de Concha Gª Campoy conmociona 'Las Mañanas de Cuatro'

Emotiva carta de despedida del equipo que trabajó con Concha Gª Campoy durante años: 

"Parece que te estoy viendo. Llegabas cada mañana muy temprano, siempre con tu sonrisa, con la cara lavada, preciosa. Enfundada en tus vaqueros, camisa y calzada con tus deportivas blancas. Alejada de tacones o vestidos. La imagen de diva televisiva, que quien no te conozca pueda tener de ti. Nada que ver con la realidad. Y comenzabas a trabajar. La primera reunión de la mañana entre tostadas. Tu cargabas con el aceite. Y Juanra, el director, con el Cola Cao. ¡Qué conflicto produjo que producción nos dijera que no había dinero para desayunos! Llena de energía y optimismo, entrabas en tu despacho para preparar el programa. Un despacho que nunca supuso una barrera para con tu equipo. Conocías cada uno de nuestros nombres. Lo que hacíamos. ¡Qué generosa y qué humilde! Nunca te costó agradecer el trabajo de los demás y valorarlo a cada momento. Tú, que para nosotros eras una maestra, lo más, la mejor… sin embargo nunca nos hiciste sentir pequeños. Al contrario. En tu afán por aprender de todo y de todos, no dejaste de escucharnos a pesar de nuestra juventud. Y es que éramos, como tú nos llamabas: tus niños. Tras el directo compartíamos comida en el comedor. Allí hablábamos de nuestra vida y nuestras cosas. Y salía a relucir la Concha enamorada de su familia. Y allí también conocimos a la Concha divertida, con un sentido del humor enorme, capaz de reírse de sí misma. O tus cumpleaños, en los que traías bandejas y bandejas en las que no faltaba tu perdición: el chocolate. Cuántos momentos hemos compartido. Fueron muchas horas de trabajo duro en las que nos pedías lo mejor de nosotros mismos. Pero sin reproches, sin levantar jamás la voz. Siempre hubo tiempo para hacer equipo. Incluso fuera del trabajo. Cuando hacíamos fiestas y te calzabas de nuevo las deportivas para lanzarte a la pista de baile. Todos estos momentos cotidianos que vivimos durante años en ‘Las Mañanas de Cuatro’ nos fueron uniendo alrededor de ti. Nos han mantenido unidos. Sobreviviendo a los devenires de este trabajo inestable y maravilloso que nos lleva de una redacción a otra. Por eso hoy me parece verte entrando por la puerta. Con tu sonrisa. Como queremos recordarte. Los que siempre seremos tu equipo."