Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francisco Correa y su negociación frustada con la fiscalía anticorrupción

El presunto cabecilla de la Gürtel estaba dispuesto a confesar, a dar información que implicaba a importantes políticos y empresarios que él mismo definía como bombas de relojería. Una negociación frustrada que, tras cinco reuniones, los fiscales no cedieron a las peticiones de la rebaja de cárcel y que le permitiesen conservar parte del dinero. La primera reunión a principios de este año entre el abogado de Correa y el fiscal jefe de anticorrupción y a la que también acudió una bogado próximo a la cúpula del PP. Unas negociaciones que se extendieron hasta el mes de mayo cuando la fiscalía puso fin a la negociación.