Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Javier, tras el derribo de su casa: “No somos okupas y no era una infravivienda”

Javier tiene 22 años y narraba que, cuando la policía entró en su casa antes del derribo, él estaba con su hermana pequeña, de 10 años. La familia tuvo que recoger sus enseres a toda prisa y dejar la casa, que fue derribada. Aclaraba que no eran okupas, tenían todos sus papeles, todo estaba pagado y negaba que fuera una infravivienda. Por eso, no cree que el motivo sea la necesidad de ampliar la acera, como así se les ha dicho: “Creo que es todo un interés económico”, decía Javier.