Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Umberto pierde su vivienda tras ser estafado por un prestamista

Pidió un préstamo a una empresa de 4.000 euros, las condiciones eran que a los seis meses empezaba a devolverlo en cuotas de 100 euros mensuales. A los seis meses, esta empresa se pone en contacto con Umberto y le reclaman 32.000 euros, y como tenía la vivienda puesta como la garantía del préstamo, le han desahuciado. Sólo le quedaba la esperanza de que el desahucio se paralizara tras poner la querella criminal al prestamista, pero finalmente ha tenido que abandorar su vivienda.