Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

J. Iglesias: "Pablo conserva la capacidad de convencer y de entusiasmar a la gente"

Era un niño "normal" que no respondía "a la imagen del empollón retraído metido en sí mismo siempre estudiando", nos contaba Javier Iglesias. El padre del líder de Podemos nos cuenta que empezó a interesarse en la política con 14 años, nos cuenta cuál fue su primer trabajo, las mayores trastadas que le ha hecho y le hace una pregunta incómoda: Cuándo será abuelo.

Javier Iglesias es el padre del líder de Podemos y nos contaba cómo fue su infancia en ‘Las Mañanas de Cuatro’. Explicaba que Pablo era un niño “normal”, “simpático” y añadía que su imagen no se correspondía “con la del empollón retraído metido en sí mismo”. Pero ¿Qué queda de la personalidad de Pablo cuando era un niño en la actualidad? Javier lo tenía claro: “La capacidad que tiene de convencer y de entusiasmar a la gente que está en su alrededor”.

Había una pregunta inevitable ¿Por qué le llamaron Pablo? Javier nos contaba que tanto su padre como la familia de la madre de Pablo “eran socialistas de pro” y su nombre “era un homenaje clarísimo  a Pablo Iglesias".
“¿Quién es más rojo?”, le decía entonces Cintora; “creo que con la edad hemos terminado por coincidir en el mismo nivel, sobre todo porque le admiro”, respondía. Javier nos contaba también que junto a otras personas organizaron el grupo de Izquierda Unida en Soria: “Luego fui candidato al Congreso en las elecciones del 86, pero dirigente de Izquierda Unida no he sido".
Jesús Cintora apuntaba que Pablo cuenta que trabajó vendiendo objetos en los bares y que, para ello, su aspecto tenía que ser muy distinto al de ahora. Javier lo corroboraba, vendía cosas como bolígrafos, agendas o masajeadores para el cuello, pero le exigían chaqueta y se llevaba las que él ya no podía llevar; “¿y corbata?”, preguntaba el presentador; “supongo que también”, decía él riéndose mientras Pablo asentía.
¿Cuándo empezó Pablo en política?
Tras contarnos cuál había sido su primer trabajo, Javier respondía que Pablo empezó en a interesarse por el mundo de la política cuando llegó a Madrid: “A los 14 años, en cuanto llegó se afilió a la juventud comunista de Madrid” y, para demosetrarlo, tiene una foto de Pablo frente a la puerta de su instituto "megáfono en mano”.
¿Cómo ve Javier Iglesias el fenómeno de Podemos?
A su juicio, Podemos “ha sabido interpretar un momento de urgencia del país y ha ofrecido a la gente algo que estaba demandando: esa capacidad de decidir”. Javier destacaba “la ilusión y el entusiasmo de la gente” en los distitntos círculos y añadía: “Creo que nos han dado una lección a todos”.
“¿Cuándo voy a tener un nieto?”
Jesús Cintora le pedía entonces que hiciera una pregunta que pudiera poner “en un brete” a Pablo y Javier la formulaba, advirtiendo que tiene tintes personales: “Querido hijo con todo esto que se está abriendo ¿cuánto voy a tener que esperar para tener un nieto?”, Pablo reía y respondía: “Pues me temo querido padre que  vas a tener que esperar mucho, quizá demasiado, no me veo yo siendo padre de momento”.
¿Cuáles ha sido las peores trastadas de Pablo Iglesias?
Carmen Morodo tenía una pregunta para Javier, quería saber cuál había sido la peor trastada de Pablo y Javier tenía dos: la primera, cuando probando un mechero quemó sus apuntes de historia y la segunda, cuando le rompió una pletina de casette: “me dolió mucho”, decía.