Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Sabía que publicar algunas cosas podría desencadenar una catarsis como ésta"

Aunque no establece una relación causa - efecto entre su destitución como director de 'El Mundo' y las presiones que el medio haya podido sufrir, Pedro J. Ramírez afirmaba: "El Gobierno prefiere que todos estemos débiles para que cuando un medio sea estigmatizado las grandes empresas, los grandes anunciantes reduzcan aún más su inversión. Es decir, para los accionistas de Unidad Editorial, la línea de ‘El Mundo’ y la confrontación del Gobierno estaba siendo especialmente onerosa".

Jesús Cintora: “Vamos a recordar cómo decías a tu redacción que no te han sugerido que te vayas, te han destituido. Pedro J., consciente de que te has convertido en un personaje de las últimas horas, ¿En qué medida ha jugado el mal resultado económico del periódico, estos tiempos de crisis y también la presión política que ha podido haber? ¿En qué medida?
Pedro J. Ramírez: “Si me he convertido en personaje nadie puede decir que en esta ocasión sea por voluntad mía porque yo lo que expliqué a los compañeros y accionistas que, si de mí hubiera dependido, seguiría siendo el director de 'El Mundo' toda la vida. También es verdad que lo anómalo no es que el propietario de un periódico, en el legítimo uso de sus facultades, destituya a un director, lo anómalo quizá sea que me hayan aguantado durante 25 años”.
Jesús Cintora: ¿Ha habido presiones políticas?
Pedro J. Ramírez: “El itinerario de los acontecimientos está a la vista de todos. En primer lugar, yo era el director del periódico y el director editorial, naturalmente que la marcha económica de la compañía me concernía, pero yo no he sido nunca, a diferencia de otros colegas que se pasaron al lado de la gestión económica, yo nunca he estado de ese otro lado de la raya. El itinerario de los acontecimientos es bien conocido por todos. El 1 de agosto en el pleno del Congreso, el señor Rajoy no se metió con la oposición, no se metió apenas con el señor Bárcenas, no trató de solucionar sus problemas con la opinión pública o los propios militantes, a quien presentó como su adversario fue el diario ‘El Mundo’ cuando dijo 'El Mundo' manipula y tergiversa amplificando las acusaciones de un delincuente hasta convertirlas en una calumnia.
Y después, la Secretaria General del partido, sin que viniera a cuento, dijo yo ya no leo ‘El Mundo’. Por último, y por si hubiera alguna duda de que se nos estigmatizaba, vino el espantoso, el infame boicot a los Premios Internacionales de Periodismo que siempre habían sido un evento en que las polémicas habían sido dejadas de lado, los planteamientos partidistas se habían diluido y es un homenaje a tres compañeros que han dado su vida por la libertad de prensa, por el derecho a la información de los demás”.
Jesús Cintora: “Has hecho un relato de los hechos, te ha faltado la primera parte cuando publicáis los mensajes de Rajoy a Bárcenas, publicáis esto de que en el PP se paga en metálico y después llegaron estas declaraciones pero más allá de hacer un relato ¿Te atreverías da decir que el presidente ha estado detrás de tu destitución?”
Pedro J. Ramírez: "En tiempos de dificultades económicas, cuando en el año 2007 la inversión publicitaria en los diarios fue de 2000 millones y en el 2013 sólo ha sido de 700, todas las empresas informativas son muy frágiles y ante esa fragilidad un gobierno puede buscar medidas paliativas para estimular el pluralismo, por el ejemplo, el gobierno de Francia acaba de bajar al 2,5% el IVA de las réplicas digitales, nuestro Orbyt, y en España sigue estando en el 21%. El gobierno prefiere que todos estemos débiles para que cuando un medio sea estigmatizado, las grandes empresas, los grandes anunciantes, reduzcan aún más su inversión, se nieguen a firmar patrocinios. Es decir, para los accionistas de Unidad Editorial, la línea de ‘El Mundo’ y la confrontación del gobierno estaba siendo especialmente onerosa y el Gobierno se estaba empeñando activamente en que así fuera.
Los gobiernos que prefieren una opinión pública sometida a través de medios de comunicación dóciles y serviles actúan como ha hecho el gobierno de Rajoy. Cada uno tiene que sacar sus consecuencias. Nunca sabremos si yo seguiría siendo director de ‘El Mundo’ si no hubiera sucedido todo eso, si no se hubieran mezclado episodios como el del Urdangarin y la Infanta, las historias de Corinna y Botsuana…Todo eso ha formado parte de la historia periodística de los últimos meses y ha quedado reflejado en el periódico probablemente como en ningún otro medio”.
Jesús Cintora: “Pedisteis el voto para el PP para las generales, dijisteis además que tendría que ser por mayoría absoluta. Es un editorial que publicasteis ¿Te arrepienes?”
Pedro J. Ramírez: “Naturalmente que no, el diario ‘El Mundo’ es un periódico que nunca ha ocultado su ideología liberal y en el 89 ya apoyó la refundación del PP con la figura de José María Aznar. Apoyamos a los gobiernos hasta la guerra del golfo que estuvimos rotundamente en contra. Con el gobierno de Zapatero tuvimos más desencuentros, estuvimos más en desacuerdo que en acuerdo a lo largo de sus legislaturas. Tengo que decir que encajó de forma democrática de todas las críticas.
Si se repitieran las circunstancias que vivía España al final del año 2012 volveríamos a pedir el voto para el programa de Mariano Rajoy y volveríamos a decir conveniente la mayoría absoluta para un gobierno que decía que iba a bajar los impuestos, que iba a mantener la firmeza en la lucha anti terrorista y que no iba a hacer concesiones a los separatistas en Cataluña. Quien se ha apartado de sus compromisos ha sido el Gobierno y no es culpa del periódico que le apoyaba. No es casualidad que esta quiebra, aunque insisto que la continuidad editorial está garantizada por el hecho de que el nuevo director vaya a ser Casimiro García Abadillo, pero no es de extrañar que esta crisis está coincidiendo con otras crisis en el ámbito político de centro derecha”.

Jesús Cintora: "¿Hay ruptura de centro derecha? ¿Te sientes parte de esa posible ruptura?
“No me siento parte de centro derecha en el sentido político del término, por encima de mis propias ideas han estado siempre los compromisos de un medio de comunicación como ‘El Mundo’ en el que la información ha primado y cuando hemos tenido conocimiento de algo relevante y veraz siempre lo hemos publicado (…) Unas veces tocaba hablar de la UGT, otras del caso Bárcenas, otras de los problemas de Urdangarin y la jefatura del estado.
Nosotros siempre hemos aplicado un rasero, la información, el derecho a conocer de los ciudadanos prima por encima de nuestras propias ideas. Ya sabía que publicar algunas cosas solo podía traerme complicaciones en el plano personal, y que podría desencadenar una catarsis como la que se ha producido. Pero si yo conocía esos hecho y eran verdaderos, un periodista que se digne de tal nombre no tiene otra opción que divulgarlo”.
Jesús Cintora: “Dijiste que te sentías perseguido, que te estaban haciendo seguimientos”,  y el programa recordaba sus palabras. ¿Han seguido?
Pedro J. Ramírez: “Eso fue exactamente como lo describí, hubo algún rebrote coincidiendo también con los momentos en los que yo intenté retomar la relación con las fuentes que nos estaban proporcionando información relevante y veraz. Volvieron a reproducirse los dispositivos de vigilancia y seguimiento y como me di cuenta que no había manera de poder mantener ninguna actividad informativa personalmente, dejé de intentar contactar con esas fuentes y desaparecieron los dispositivos de seguimiento”.
Seguimientos entorno a mi domicilio, a los restaurantes donde acudía, esos eran los escenarios de esos dispositivos (…) Había lo que clásicamente se conoce entre los servicios policiales y los servicios de inteligencia como un dispositivo de control, una manera de garantizar que quienes desplegaban ese dispositivo sabían con quién me reunían y dónde me reunía. Hay publicaciones en periódicos digitales en los que se relataba hasta su hipotético contenido".
Jesús Cintora: “Pero no me cuentas si detectaste gente que te siguiera, algún dispositivo digital”.
Pedro J. Ramírez: “No puedo ser más específico, cuando ocurrió de manera más ostensible fue cuando lo has dicho, en el mes de agosto. Eso hoy por hoy, que yo sepa, ha dejado de existir. Hoy no me siento vigilado ni espiado”.
Alicia Gutiérrez: “Usted está describiendo lo que se conoce como estado policial”.
Pedro J. Ramírez: “Bueno, yo creo que ojalá esto hubiera sido la manifestación más grave del estado policial que a lo largo de mis dos etapas como director se hubiera cernido sobre mi persona”.
Jaime González: “Quiero mandarte un abrazo, hemos discutido mucho pero te muestro mi reconocimiento personal. Y además te digo una cosa: te voy a echar de menos. Pero cuando estableces una relación causa efecto entre tu salida y las presiones del gobierno te planteo: represiones del poder político y del económico las tendrá siempre un medio de comunicación. Tú las has tenido, muchas veces”.
Pedro J. Ramírez: “Lo sorprendente no es que me haya pasado, es que haya tardado 25 años en conseguir desembarazarse de mí. Es verdad lo que tú dices, yo fui destituido como director de ‘Diario 16’ bajo un gobierno socialista y los modales fueron muy diferentes y ahora soy destituido bajo un gobierno del PP. Yo no he establecido una relación causa - efecto, digo que hay una serie de acontecimientos que es de dominio público y es evidente que tienen una mayor incidencia sobre los medios de comunicación cuando la coyuntura hace que todas las empresas sean frágiles y tengan más necesidad de mantener una buena relación con el poder, con las instituciones y con las grandes compañías que giran alrededor".
Cristina Almeida: “¿Qué cláusulas de confidencialidad has firmado?”
Pedro J. Ramírez: “Tú que eres abogada ¿cómo me dices que hable de supuestas cláusulas? si lo fueran no te podría hablar de ellas. La decisión más importante que he tomado y tiene mucho que ver con lo que ocurrió en la redacción es, en la medida que me lo permitan, seguir escribiendo en ‘El Mundo’ y seguir vinculado con mis compañeros. Si el Director va a seguir siendo Casimiro García Abadillo, ha sido mi segundo, mi alter ego, mi alma gemela en muchas crisis. Si el presidente de la compañía va a ser siendo Antonio Fernández Galiano que es uno de los casi fundadores, si el accionista dice que no va introducir cambios en la línea del periódico ¿Cómo voy a poder promover nada en contra de mis compañeros? ¿Cómo voy a estimular un nuevo proyecto para hacerles la competencia?”
Jesús Cintora: “Se habla de una indemnización muy cuantiosa”.
Pedro J. Ramírez: "Todo lo contrario, lo acrecienta y es casi lo más insoportable porque cuando se habla de indemnización hablarás de la que se va a llevar el señor Montoro porque ya sabéis cuáles son los tipos tributarios en España”.
Jesús Cintora: "Lo de Montoro está claro que nos afecta a todos, se ha publicado que hay una indemnización".
Pedro J. Ramírez: “No me gusta hablar de esto, dónde está, que me dejen reengancharme y que se queden con las indemnizaciones y con todo, para mí hay unas claras prioridades en la vida y no son el dinero. Por otro lado, cualquier director habrá firmado un contrato muy similar al que yo firmé en el año 89 y si la cantidad va a ser una u otra en función de que han transcurrido 25 años. Probablemente, como ningún director ha pasado en el cargo 25 años y a ningún director le han echado después de 25 años, ahí puede estar la diferencia”.
(…)
Jesús Cintora: “Puesto que Rajoy arranca una convención, te voy a pedir a modo de conclusión, sé que te encantan las portadas, casi que hagas un titular de la situación de Mariano Rajoy como presidente y líder del PP”
Pedro J. Ramírez: “Más que un titular de portada lo haría de un editorial o uno de esos comentarios de la página 3 en función del momento tan singular que acabas de rememorar, yo diría Rajoy no entiende la letra del programa del PP, Rajoy ya no es capaz de descifrar lo que ponía en el programa del PP con el que se presentó a las elecciones y con el que tuvo el respaldo mayoritario de los españoles y muy especialmente en materia de política fiscal”.