Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rubalcaba: “A diferencia de Rajoy, yo prefiero abaratar los contratos en vez de los despidos”

"Lo primero que haré si gano será buscar un gran acuerdo sobre el empleo"

"Creo que el final de ETA es algo que no se debería usar en la campaña electoral"

"La política de austeridad no basta, nos está llevando al crecimiento cero"

Alfredo Pérez-Rubalcaba ha visitado 'Las Mañanas de Cuatro' para tratar los temas de mayor actualidad política antes de enfrentarse a la campaña electoral. El candidato a la presidencia del Gobierno por el PSOE ha asegurado que no le ha sorprendido nada el final de ETA, ya que era algo que él ya había avisado. Además, Rubalcaba ha explicado su programa para afrontar la crisis económica, destacando la necesidad de abaratar los contratos y de no quedarse únicamente en la política de austeridad.

Marta Fernández: Señor Rubalcaba, mire que le hemos visto en muchas circunstancias, que le hemos visto hablando en público desde aquellos años 90, pero pocas veces le hemos visto tan emocionado como cuando anunció el final de ETA. ¿Qué pensó? ¿Qué se le pasaba por la cabeza en ese momento?
Rubalcaba: Las víctimas.
M.F.: ¿Esperaba usted que el final de ETA fuera así?
R.: Era una posibilidad, sí.
M.F.: ¿Esperaba que fuera en esta legislatura?
R.: Podría ser también. Vamos a ver, ETA lo deja porque no puede más, esa es la circunstancia en la que está. Está policialmente acosada, políticamente aislada y sabe que la violencia no le va a conducir a ningún sitio y, por tanto, cada día que pasa sin dar pasos en la dirección de acabar es un riesgo para ellos. Entonces, yo sabía que eso estaba sí, usted sabe que hace meses vengo diciendo ‘estamos cerca del final, no nos descuidemos, pero estamos cerca del final’, todos esos mensajes también estaban dirigidos a ETA. Lo que estaba tratando de decirle a ETA es, ‘dejarlo, que esto no lleva  a ningún sitio’. Efectivamente lo han dejado, por tanto no me ha sorprendido, otra cosa es el momento, pero eso es algo que no sabe nadie, porque al final son decisiones de la organización que no conoce nadie más que quien manda ahí.
M.F.: Usted apenas está hablando del final de ETA en estos días, ¿teme que se le pueda acusar de utilizarlo neutralmente?
R.: No, es que creo que es un tema que no debe ir a la campaña. Yo he pasado unos años en el Ministerio del Interior muy difíciles, no sólo por el tema de las víctimas, pero cuando uno va a un entierro, inevitablemente se siente responsable de lo que pasa. Y luego claro, conoces a la gente, yo he tenido trato con muchas de las familias de las víctimas y, oiga, es que era mi responsabilidad, es que yo era Ministro del Interior, ahí hay una gran carga emocional. Le di muchas vueltas, nosotros intentamos acabar con ETA a través del diálogo y si viera la de noches que me he despertado pensando ‘si hubiéramos echo esto o aquello otro, igual podíamos haber acabado por esa vía’. Entonces creo que estas cosas no deben estar en la campaña, ya sé que hay quien las utiliza, ya oigo sectores de la derecha, con sé si con sentido o sin sentido, autorizados o no, ya oigo en determinadas radios y televisiones las cosas que dicen de mi, pero después de cinco años aguantando lo que he aguantado, no merece la pena, ya está.
M.F.: ¿Le ha llamado Mariano Rajoy para felicitarle por el final de ETA?
R.: No.
M.F.: ¿Cómo es su relación con Rajoy?
R.: Correcta, no puedo decir lo contrario, es correcta. Conmigo es amable, yo también con él, no tengo nada que objetar en términos personales a Mariano Rajoy.
M.F.: Les vimos el 12 de octubre charlando pero, ¿de verdad que sólo hablaban de fútbol?
R.: No, él dijo de fútbol, yo dije de fútbol y de campaña. De la campaña hablamos en términos personales, de lo que supone en esfuerzo. Es verdad que los dos somos amantes del deporte, pero eso también nos diferencia, porque a él le gusta mucho y a mí también, pero yo lo he hecho y él no, pero eso nos une. En fin, mi relación es correcta, insisto, tenemos muchos años de experiencia política, los dos hemos sido Ministros del Interior y Ministros de Educación, por tanto, está bien.
M.F.: Han hablado ustedes mucho de economía. Mariano Rajoy dice que es el presidente que nos va a sacar de la crisis. ¿Usted cree que eso es posible?
R.: Vamos a ver, yo creo que la crisis tiene un componente español, específicamente de nuestro país, que tiene que ver con la burbuja inmobiliaria y que nos ha dado una trágica noticia que es el desempleo de millones de españoles. Luego tiene un componente internacional, de forma que se tienen que cumplir las dos cosas para salir de la crisis. De hecho, como usted ve, cada vez más nuestros problemas se resuelven o se afrontan en Bruselas. Por tanto, hay un elemento propio de nuestro país que tiene que ver con la acción de gobierno, hay un elemento general que tiene que ver con la acción del conjunto de Europa, hay un elemento mundial, es decir, hay muchos factores. ¿Puede hacer España para salir de la crisis? Sin duda, pero es verdad que hay temas que no dependen sólo de España. ¿Podemos crear empleo? Tenemos que crear empleo, pero para crear empleo la economía española tiene que crecer y para que crezca la española tiene que crecer otras. Si Alemania no crece, España no crece y esta es la discusión que estamos teniendo. En resumen, trato de decir que hay que hacer cosas aquí, en Bruselas y en el G-20. También hay que explicarles a los españoles que hay quien trata de decir que por el cambio de gobierno cambiará la economía, pero mire, no. Portugal cambió de gobierno y hoy están mucho peor, y además sin paga de Navidad.
M.F.: Esta mañana hemos tenido noticias que nos decía el Banco de España, que la economía española se ha estancado y además, decía que habrá que tomar medidas adicionales porque no recaudamos lo suficiente. O sea, el futuro no pinta muy bien.
R.: No, se ha estancado la economía europea. Lo malo de esta crisis es que cuando uno ve el final del túnel o cree que lo ve, pues al final resulta que no. Creíamos en el mes de abril, mayo, junio que Europa salía, teníamos buenos resultados del primer y segundo trimestre pero llegó el tercer trimestre y nos hemos ido a la congelación, es decir, al crecimiento cero. Lo ha hecho Alemania, Francia, Italia, Gran Bretaña, España y toda Europa. Por eso hemos tenido una recaída, para que lo entienda todo el mundo. Una recaída que, como usted sabe, cuando vienen con enfermedades son peores y la traducción, inmediatamente, es el crecimiento del desempleo en España. Entonces yo digo que, como hemos tenido una recaída, vamos a darle un vistazo a la política que estamos haciendo, y la política que estamos haciendo es muy rigurosa, estamos restringiendo mucho el gasto público de austeridad, y está bien, pero si los bancos no tienen dinero para prestar, no hay iniciativa privada, y el sector público no aporta dinero a la inversión pública, y no hay iniciativa pública, la economía al final se para. Por eso, lo que propongo ese que Europa se plantee que, además de la austeridad, metamos también políticas de apoyo al crecimiento y al empleo, para hacer una cosa un poquito más equilibrada. Esto no es un invento de Alfredo Pérez-Rubalcaba, es lo que dice Obama, lo que dice la Presidenta de Brasil y lo que dice algún premio Nobel que acaba de estar por Madrid, ‘cuidado con Europa, que si tiráis tanto de la economía de la austeridad os podéis quedar sin crecimiento y, entonces al final, es como lo del adelgazamiento, que te meten en una cura de adelgazamiento y te llevan a la anemia. Pero es que cuando estás un poco anémico, nadie te lleva a adelgazar, te dan unas vitaminas. Lo que digo es que esto es un problema de equilibrio y ese es mi debate. Le digo más, va a ser así, permítame que sea tan rotundo, pero Europa en su conjunto se va a replantear esa política de austeridad porque no podemos seguir con el crecimiento cero. Es que estamos todos los países parados y eso es un desastre para Europa.
M.F.: Más allá de Europa y de Bruselas, ¿a estos cinco millones de parados qué les decimos?
R.: Yo les estoy diciendo, la economía tiene que crecer para crear empleo, evidentemente, pero es verdad que en tanto la economía crece, que ahora la tenemos muy parada, pues hay que hacer otras cosas y lo que yo estoy proponiendo es aprovechar el sector público, si usted tiene dinero del presupuesto o puede conseguirlo y lo que puede es mandar un mensaje del tipo: ‘Si usted me contrata a un trabajador nuevo, yo le pago la Seguridad Social’, es decir, le abarato la contratación, en lugar de abaratar los despidos como pide la derecha o la C.O.E., yo quiero abaratar la contratación. Pero también le digo a los españoles, eso hay que pagarlo, eso cuesta dinero, por tanto voy a pedir un esfuerzo a quien tiene grandes patrimonios. Vamos a modificar el Impuesto de patrimonios y el Impuesto de grandes fortunas, que tampoco ese un invento de Rubalcaba, es un invento entre otros de Sarkozy, lo digo para que vean que, al final, en estas cosas hay que mirar a otros países y ver si han funcionado o no. En resumen, voy a pedir un esfuerzo a quien tiene grandes fortunas y no lo está pasando mal con la crisis o lo está pasando menos mal para tener recursos públicos para incentivar el empleo y pagarles a los empresarios una parte de lo que les cuesta, ese es el mecanismo durante uno o dos años hasta que la economía empiece a repuntar, que repuntará. Es algo muy complejo de hacer, pero importantísimo, no podemos decirle a la gente que espere a que la economía crezca, no, hay que hacer un esfuerzo desde el sector público, que para eso está.
M. F.: Ahora que explica esto y dice que tiene la receta para crear empleo la gente puede preguntarse, ¿entonces por qué no lo aplicaron antes?
R: Sí hemos hecho cosas, pero trato de explicar estos días que estas es una crisis que cambia muchísimo de cara. Fíjese y haga una reflexión conmigo, ¿cuántas veces ha visto a Sarkozy y Merkel reunidos en las últimas semanas? ¿6, 7, 8? Como digo yo, Sarkozy ve más a Merkel que a su propia mujer. ¿Y qué hacen? Toman medidas. ¿Qué ha hecho Europa? Europa ha tenido dos consejos europeos, uno detrás de otro, y se han tomado medidas que hace tres meses no se habían tomado. ¿Dónde voy? Esta es una crisis que desgraciadamente al ser la de las mil caras los gobiernos tienen que tomar decisiones a medida que la crisis cambia. Ahora estamos en una época de recaída y es evidente que con la política de austeridad hemos llegado hasta aquí, y repito, hay que hacerlo, yo no soy partidario de gastar lo que uno no tiene, por tanto que no ponga en mi boca el señor Rajoy lo que yo no he dicho, porque yo soy un político esencialmente austero, pero lo que le digo al país, al señor Rajoy y a Bruselas es que sólo con austeridad no salimos, hace falta que alguien invierta y esto que estoy diciendo de creación de empleo incentivado es una forma también de desde el sector público contribuir al crecimiento de la economía.
M.F.: Usted está diciendo que es un político austero y el Presidente del Gobierno le define así: “Tiene el perfil del capitán de equipo de fútbol, siempre pide la pelota, siempre se pone de cara, nunca se pone de perfil”. Defíname usted a José Luis Rodríguez Zapatero.
R.: Mire, se puede estar de acuerdo o en desacuerdo con lo que ha hecho y es verdad que gestionar una crisis como esta es muy complicado para todos los presidentes del gobierno, porque a todos los que le ha tocado lo están pasando muy mal. Esto tiene una lógica, porque los ciudadanos le dan la responsabilidad a quien manda y es que es así, gobernar es enfrentarte con la responsabilidad y que los ciudadanos te juzguen, tiene esa lógica. Pero él ha dado la cara e incluso ha dicho que se ha equivocado, que teníamos que haber pinchado la burbuja inmobiliaria, pero él ha dado la cara y ha tomado medidas que le han costado muchísimo y ha sido responsable con su país, tomando medidas que incluso con su partido le han perjudicado, pero él las creía necesarias. Es un hombre listo.
M.F.: Estamos a punto de entrar en campaña, ¿le vamos a ver con Zapatero en algún mitin?
R.: Sí, seguro que sí. Me van a ver con todos, me temo que tengo una faenita por delante, en fin, casi ni me lo recuerde. ¿Sabe lo que hago estos días? Miro la agenda por la mañana, porque si la miro con perspectiva, me agobio. Así por la noche me pongo de un humor excelente, nunca he llegado a mi casa tan contento, no sabe qué felicidad.
M.F.: Usted ha dicho en alguna ocasión que “el líder del PSOE soy yo”.
R.: Claro, el que se presenta a las elecciones. Es que es una polémica tan divertida. ¿Quién es el líder del PSOE? Pues el que está dando la cara por el PSOE en este momento, pues soy yo, pero no pasa a más, lo que pasa es que todo el mundo trata de sacar de donde no hay.
M.F.: ¿Usted ha llegado a pensar que va a presentar, según las encuestas, en un momento difícil del partido socialista?
R.: Sí.
M.F.: ¿Objetivo realista de escaños?
R.: No lo sé. Mire, yo soy deportista, lo he sido mucho, he corrido muchas veces en mi vida los 100 metros lisos y ahí miras la meta y a ganar, porque si miras a los lados y piensas que el de al lado te va a ganar, no sales. Luego cuando llegas miras cómo has quedado y ya haces las reflexiones de si has corrido bien o mal.
M.F.: Pero hay veces que cuando uno mira al de al lado y dice ‘este corre mucho’ eso sirve.
R.: Mala cosa, eso agarrota. Yo lo hacía así, era consejo de mis entrenadores. Miras a tu calle, si miras al de al lado y quieres cambiar de ritmo, al final le quieres echar más fuerzas y terminas agarrotado. Hay que mirar al que tienes delante que son los ciudadanos. Yo miro las encuestas y si son malas me levanto media hora antes, esa es mi fórmula, es lo que hago.
M.F.: ¿Por qué ha tirado usted de Felipe González?
R.: ¿Tirado? Piense en un partido como el PSOE que tiene una campaña muy difícil y piense en alguien como Felipe González que ha sido el mejor presidente del gobierno de la democracia, con toda claridad, y que además ha estado en el origen de algunas de las cosas que estamos discutiendo como la sanidad pública o la educación pública. No se me ocurre nadie mejor para explicar a los españoles lo que hemos hecho o como cree que van a ir las cosas. Además, él tiene una gran ventaja, él vive en el mundo conoce lo que es la globalización, hace tiempo que viene hablando de ello, tiene un conocimiento de la política internacional que cada vez es más nacional. No hacerlo sería renunciar a una persona que está ayudando y no lo voy a hacer nunca. Está ahí, es un valor, un gran activo del PSOE y además le quiero mucho.
M.F.: ¿Cómo ha pasado de sentirse cansado a verse donde se ve, levantándose media hora antes?
R.: Se llama responsabilidad. Es verdad que yo tengo más por detrás que por delante, es una evidencia. Es cierto que cuando tienes experiencia como yo y se presenta una situación de esta naturaleza muchos compañeros me han dicho que tenía que ir yo, que tengo experiencia, que conozco los manejos de las crisis. Entonces, al final, piensas si no hay que hacer un esfuerzo por tu país, que es lo que más me importa, por eso he hecho una campaña de explicación, es un ejercicio de responsabilidad.
M.F.: ¿Qué es lo primero que va a hacer si gana?
R.: Hay dos cosas que hacer que tienen que ver con el empleo. Lo primero sería intentar buscar un acuerdo sobre el empleo, porque resulta que el empleo depende de todo el mundo, pero de nadie en exclusiva. Depende del Estado, del Gobierno, del Parlamento, por lo tanto también de los partidos políticos y de las comunidades autónomas. Y es verdad que ahora, las comunidades autónomas del PP cuando va bien el empleo dicen que es cosa suya y cuando va mal que es cosa de Zapatero, y no, algo tienen que ver, aunque no todo. Depende también de los sindicatos y de los empresarios, de mucha gente, y hay que sumar muchas voluntades. Yo he echado de menos grandes acuerdos sobre esto en España y hace falta un gran acuerdo sobre el empleo, porque es nuestro gran problema, y la experiencia, por ejemplo del terrorismo, demuestra que cuando nos sumamos somos más fuertes. Y lo segundo ir a Bruselas a decirles esto que le estoy diciendo a usted, a decirles, ‘oye por aquí no, no basta con austeridad’, que Europa tiene que preocuparse de los países que lo están pasando mal, empezando por Grecia. ¿Alguien cree que Grecia va a salir adelante con el plan de austeridad que le hemos impuesto? No es realista, no es posible.
M.F.: ¿Lo primero que va a hacer si pierde?
R.: Sentarme a pensar.