Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Frank no teme al toro bravo ni al lobo feroz

Conocemos animales sorprendentes y a sus no menos especiales dueños

En el cuarto programa de 'La Selva en casa' prosigue la aventura de Frank Cuesta, su cámara Santi Trancho y la directora Sonia López en busca de los animales más sorprendentes del territorio español. En esta ocasión conocemos a 'Califa', un toro de lidia que se porta con su dueña como un perrito; descubrimos, a fuerza de picotazos, datos apasionantes sobre el mundo de las abejas y vistamos una reserva de Lobos en Málaga.
En Puebla del Río (Sevilla) conocemos a Léa y a Califa. Ella es una guapa chica que se dedica a la cría de caballos para el rejoneo y toros bravos. Él es uno de estos toros al que tiene casi como una mascota. Léa acaricia sin miedo, e incluso monta a la bestia con la que tiene confianza. A nosotros nos recomienda no acercarnos. Sin embargo, Frank se atreve a tocarlo, eso si, en compañía de su dueña.  

Sin salir de Andalucía, hemos pasado la tarde en el Lobo Park de Antequera (Málaga), un amplio entorno natural donde los lobos viven en semilibertad.  Allí Daniel, una especie de 'Cocodrilo Dundee', entra con nosotros en el recinto donde habita la manada. Nos explica las costumbres y jerarquía de este animal. Nos enteramos, entre otras cosas, que cuando el lobo asesina a rebaños enteros de ovejas es porque el hombre las deja en rediles de los que no pueden escapar y su instinto depredador le impide detenerse. "El predador es el médico del bosque. Cuando lo matamos es lo más tonto que existe, significa que no se ha entendido el sistema de la naturaleza", comenta.

En España hay animales sorprendentes y gente igualmente alucinante que se apasiona por ellos. Así, hemos conocido a un madrileño que, en el piso de arriba de su fantástico duplex mantiene a varios camaleones. También, en Ávila, se encuentra un apicultor muy particular que, en su aficción por la abejas, tiene una enorme colmena natural dentro de su casa.