Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

House: “Ya no seré bastardo mucho más. Vamos a ser una familia feliz de mierda”

Housecuatro.com

En el capítulo de esta semana, House recibe la visita de su madre y descubre que su actual pareja es el hombre que nuestro doctor cree que podría ser su verdadero padre biológico. Todo ello desata todo tipo de comentarios por parte de nuestro protagonista. Y por si no fuera poco… ¡la doctora Chi Park se droga por accidente!

Al comienzo del capítulo, resulta evidente que House está evitando a una persona. La doctora Adams le pregunta al respecto: “¿de qué huyes, House?” Y él contesta: “del Mal”. Luego, descubrimos que “el Mal” es su madre.
Nuestro doctor ha estado a punto de “pillar in fraganti” a su madre con su novio en la cama. Hablando de los síntomas y de la posible enfermedad del paciente, Chase le pregunta a House: “¿te lo tragas, House?”. Él responde: “Sí, hasta que oiga algo que me haga olvidar el polvo jurásico que me ha traumatizado esta tarde”.
La doctora Chi Park se encuentra bajo la influencia de las drogas, y pregunta: “¿me voy a morir?” House le responde: “luego hablamos de eso”.
La madre de House se va a casar con el hombre que el doctor piensa que es su verdadero padre. Así, le comenta a Wilson lo siguiente: “la buena noticia es que no seré bastardo mucho más. Vamos a ser una familia feliz de mierda”.
Chi Park, bajo los efectos de las drogas, exclama (sobre Taub): “ese conejo me ha robado los dientes”. El “padre” de House intercede: “Sí, pero te los ha vuelto a poner y son el doble de bonitos que antes”.
House llega a la cena con su madre y el novio de ésta: “Madre, señor que se tira a mi madre, ésta es Dominica”.
House les cuenta a su madre y a su novio que sabe que este último es su padre biológico y les enseña la prueba definitiva: un antojo que tienen los dos. Thomas, su padre, reacciona de la siguiente manera: “¿Este puto lunático es mi hijo? Podría haber influido en la vida de este pobre chico. Míralo, ahí sentado, un sociópata pastillero. Si hubieras querido joderle la vida, no podrías haberlo hecho mejor”.