Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vicodina: La adicción de House

Además de actuar como analgésico para el tratamiento del dolor, la Vicodina se utiliza como inhibidor de la tos. Los estudios indican que es más efectiva que la codeína para la supresión de la tos y casi equiparable a la morfina para el alivio contra el dolor.
La Vicodina es un opiaceo muy prescrito en los Estados Unidos con unos 124 millones de prescripciones en 2005. Hay varios cientos de marca y los productos genéricos de Hidrocodona, los productos normalmente prescritos son Hydrocodone y Paracetamol.
Riesgos y efectos secundarios
El principal riesgo de la Vicodina (Vicodin) es la adicción que produce, por lo que si su consumo no es controlado médicamente puede llegar a ser muy adictivo, llegando a ser necesario en casos extremos un tratamiento de desintoxicación.
El uso prolongado y excesivo de Paracetamol, uno de los componentes que contiene la Vicodina, puede provocar lesiones hepáticas. La tolerancia física a la droga, después de uno uso prolongado, puede producir que sean necesarias dosis mayores para lograr el mismo alivio contra el dolor. A causa del paracetamol, uno de los componentes del Vicodin, pueden llevar al daño del hígado, o casos de complicaciones respiratorias.
Otros efectos secundarios del consumo habitual de Vicodin son: sensación de desvanecimiento, confusión, convulsiones, problemas al orinar, náusea, dolor de estómago, perdida del apetito, ansiedad, visión borrosa o dolr de cabeza.