Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Saúl, el escudo humano de Haqqani

Después de asesinar a su sobrino de un balazo a sangre fría, Haqqani se dispone a volver a su casa para reencontrarse con su mujer y sus hijos, a quienes no ve desde hace tres años. Para el terrorista, la presencia de Saúl es una bendición, pues sabe que la CIA no le atacará mientras él esté a su lado.