Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Con la visa me entra la euforia": Lo tuyo es ¡puro consumo!

Han crecido con una serie de privilegios que a fuerza de costumbre se han convertido en algo normal.
En Hijos de papá han descubierto que no todo el mundo puede gastarse 15.000 euros en un día de shopping y que ¡la ropa de segunda mano existe!.
Los comentarios de Gemma no son para tomárselos en serio porque ella vive en su nube. Así que cuando dice que no le parece bien que haya ropa de 2ª mano "porque si alguien tiene una enfermedad en la piel, te la contagia" lo único que demuestra es ignorancia: no sabe de qué habla.
Hasta ahora ha vivido sin saber que la ropa de segunda mano existe; y ¡anda que no está lavada y desinfectada antes de volverse a poner a la venta!
Gemma no fue la única. El que más y el que menos puso el grito en el cielo al saber que se iban a vestir con ropas viejas: Christian se negó a ponerse algo "tan cutre" y, lo que en principio parecía un ejercicio simple y fácil de cumplir, se convirtió en la gota que colmó el vaso para que Paula dijera: "Si me queréis echar, pues ya ves".
Y ahí se plantó.
Pero su amenaza se volvió contra ella misma. Y esta vez, de forma definitiva...