Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jessica: una rubia... ¿peligrosa?

Parece que Jessica está utilizando sus armas profesionales para no dar un palo al agua. Con muy buena cara y sin quedar mal con nadie, que para eso es Relaciones Públicas.
Llegó al camping buscando trabajo monísima de la muerte. En cuanto vio que había que dar palazos al suelo dejándose los riñones en el intento, le cambió la pala a Christian sin darle opción a rechistar. Ella se quedó con algo más fácil, el rastrillo, aunque tampoco vimos cómo lo usaba... Daba vueltas de aquí para allá, pero nada más...
LA RISA LA DELATA
Llegó el momento de la decisión: El capataz tenía que escoger a dos de los cuatro candidatos. Gemma y Macarena fueron las elegidas. Christian y Jessica volvían a casa con las manos vacías, pero a Jessica no le importó mucho ¡todo lo contrario!
¿Habéis visto la carcajada de felicidad que soltó cuando supo que no la habían escogido a ella para trabajar en el camping? Esa actitud egoísta y poco solidaria en un programa de convivencia podría ser criticable: ¡Pues no! La bronca (si es que se puede llamar así a una llamada de atención) se la llevó Christian.
LA EXCUSA PERFECTA
Jessica se puso malita y empezó a sentir que no era ella, agotada... y buscó una aliada perfecta para dar peso a su teoría: Paula. Estaba tan mal como ella y también quería abandonar.
O sea que del "soy la única que trabajo del grupo" se convirtió en pocas horas en "soy la otra que quiere plantarse"...
Alguien mal pensado, podría pensar que su idea de abandonar justo en el momento exacto fue una estrategia para evitar un rapapolvos...
De hecho, en cuanto pasó el trago de volver sin trabajo, Jessica volvió a querer quedarse. Y Paula, sin comerlo ni beberlo, se quedó sin aliada... ¿Egoísmo?
EL COMPLEJO ARTE DE LA SEDUCCIÓN
La catalana va a seguir dando que hablar y si no, tiempo al tiempo. A la chita callando, eso sí. Como quien no ha roto un plato en su vida, se va a meter en el bolsillo a más de uno: ¿Eduardo? ¿Marc?...
No sabemos. Pero la actitud de la catalana en lafiesta caliente que han organizado con sus primeros sueldos los Hijos de Papá puede dar alguna pista de por dónde van a ir los tiros... ¿O no?