Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Stephan perdona a su padre y deja a un lado su homofobia en 'Hermano Mayor'

Stephan vive únicamente para el hardcore y sus fiestas rave. Odia a los homosexuales y no deja que ninguno se le acerque. Es violento fuera de casa, amenaza a su madre y nunca ha perdonado a su padre que se separase ni que le contara la verdad sobre su sexualidad.

Stephan tiene 19 años. Es conflictivo, rencoroso e irresponsable. Vive únicamente para el hardcore y sus fiestas rave que no tiene fin. Ha sido condenado a pagar más de 11.000 euros de multa por romperle la mandíbula a un joven y su madre está obligada a pagar esa deuda. Odia a los homosexuales y no permite que ninguno se le acerque. Cristina está al límite de sus fuerzas y ya no sabe qué hacer para controlar la ira de su hijo.
Durante una de sus discusiones habituales, Stephan la insulta gravemente y amenaza con golpearla. Además, la echa de su habitación empujándola y después la emprende a golpes con todo tipo de objetos. Ante el ruido, los vecinos alertan a la policía, que se presenta en la casa de Cristina para pedir identificación y preguntar si quiere denunciar a su hijo, pero ella prefiere no hacerlo.
Stephan odia a los homosexuales: “Me dan asco, quiero que desaparezcan”
Stephan odia a los homosexuales, hasta el punto de ir a trabajar a Sitges con un amigo suyo para no tener que verlos. “No quiero tener relación ninguna con los gays, no quiero ni hablarles ni que pasen cerca de mí. Me dan un asco que lo flipas”, confiesa a cámara. Su madre está cansada de ver cómo rechaza trabajos en Sitges por este motivo y le recuerda que está pagando una deuda de más de 11.000 euros por partirle la mandíbula a un chico. Él reacciona destrozando a patadas el cubo de la basura.
Jero, a Stephan: “Igual que vales para salir de fiesta, vales para madrugar y trabajar”
Jero se ve por primera vez con Stephan en un cuarto repleto de cucarachas. “Si tu madre no limpiara tu cuarto estaría así”, dice Jero. Stephan está tenso, la presencia de Jero le impone más que la de su madre, a la que tiene sometida con sus amenazas. “Igual que vales para salir de fiesta, vales para madrugar, para echar curriculum y trabajar”, le dice Jero. “Yo creo que la habitación está bastante bien, para lo que te mereces”, continúa, mientras Stephan empieza a ponerse tenso.
Stephan se escapa de casa y Jero le encuentra en una rave
Stephan vive únicamente para el hardcore y sus fiestas rave que no tienen fin. Después de su estampida cuando Jero le recuerda sus obligaciones, Stephan se marcha a una de estas fiestas nocturnas. Jero termina encontrándole dentro de un coche. “Estoy aquí para que empieces a buscar soluciones, para que encuentres un camino”, le explica. Además, hace que Stephan se comprometa a que al día siguiente va a madrugar.
A pesar de haberse comprometido con Jero, Stephan no aparece en el sitio acordado por la mañana y Jero decide ir a su casa y sacarle de la cama. En ese momento, Stephan se pone agresivo e intenta echar a Jero de su cuarto, pero el hermano mayor se mantiene impasible ante sus amenazas y aspavientos. Además, el Hermano Mayor la da la oportunidad a Stephan de trabajar para pagar sus deudas, recogiendo calçots, pero Stephan no aguanta las críticas y sale huyendo.
Jero puede hablar con el padre de Stephan, Nelson, para que le cuente los motivos que le separan de su hijo. “Creo que es por mi opción sexual, creo que él lo sabe, pero tengo que confirmárselo”.
El padre de Stephan le confiesa que es homosexual durante el programa
Ha llegado el momento más importante del caso. Jero no sabe cómo va a reaccionar Stephan y eso le preocupa. Él es testigo del encuentro entre Stephan y su padre y de las palabras de este último. “Quiero que sepas que aunque esté lejos, te quiero mucho. He pasado muchas cosas por ti aunque tú no te enteres y me duele mucho que no me contestes o me contestes mal cuando te escribo. Hay cosas que han quedado ocultas por miedo o cobardía mía. Por eso te quiero decir que soy homosexual”.
Jero, a Stephan: “Yo he visto lo bueno de ti y quiero verlo desde ya”
La reacción de Stephan ha sido mucho más positiva de lo que Jero se esperaba. “Me cabreé con mi padre, pero no porque sea gay, sino porque no tuvo los huevos de decírmelo. A medida que yo iba creciendo y él iba soltándomelo, yo me iba cabreando más”, explica. Poco después, Jero reúne a la familia y les da la oportunidad de que se reconcilien en un abrazo.