Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cintia: ""Si te importara mi felicidad dejarías que Edu estuviera conmigo todo el día"

Esther impone las normas en su casa, dice lo que hay que hacer y se cree con derecho a todo. Ante esta situación, Pedro García Aguado decide que madre e hija se digan las cosas a la cara. "No quiero que esteé edu en casa entre semana. Eso no es felicidad. La felicidad está en uno mismo, está en que se respete mutuamente la gente. Si quieres libertad te vas. Quiero gente que me respete y se respire silencio y serenidad. No me tengo que tragar a tu novio, puede venir el fin de semana a visitarte pero no estar en mi casa todos los días.  Él tiene casa", dice Esther. Nada más escuchar a su madre, Cintia salta. "Si te importara mi felicidad dejarías que Edu estuviera conmigo todo el día. No le puedes decir a una pareja como se tiene que comportar. Si los 20 euros que te doy los ahorra a  lo mejor tenía para irme a algún sitio. Hacemos todo y nunca ves lo bueno. Siempre te estas metiendo con él y conmigo. Mi novio es joven ya tendrá tiempo de trabajar. No tienes por qué decir que no vale para nada. Tengo que estar en tu casa hasta que Edu encuentre un trabajo y me pueda largar, que es lo que quiero, largarme de tu puta casa. A Edu lo necesito en mi casa todos los días", dice Cintia, que cree que su madre tiene que aguantar todo. "Yo soy la reina de mi casa."