Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

G. Aguado, sobre Ada: "La ignorancia es muy atrevida y ese es el problema de tu hija"

Ada está obsesionada con su madre y la quiere solo para ella por lo que cuando no tiene la atención que ella cree que merece se vuelve violenta.  Tal y como la propia joven relata, uno de los días más felices de su vida fue cuando se separaron sus padres, porque así podía tener a su madre, Adela, para ella sola. La convivencia se torna insoportable por lo que la familia decide recurrir a Pedro García Aguado, que por primera vez se ve obligado a suspender temporalmente la terapia porque Ada se corta el tendón de aquiles tras dar una patada a un cristal. Dos meses después, el 'Hermano Mayor' retoma el programa y consigue que la joven se dé cuenta de que su comportamiento infantil, sus mentiras y su vioelencia solo la llevarán a quedars sola.

Manipuladora, destructiva y  celosa. Así es Ada, una joven de 20 años que exige a su madre las atenciones propias de un bebé. Si no lo consigue recurre a la violencia, con lo que ha convertido a su madre, Adela, en un rehén. "Es muy celosa de todo el mundo. Ahora tengo pareja pero ella quiere que esté sola con ella. Está acabando conmigo, no puedo estar las 24 horas del día pendiente de ella. Se comporta como un bebé. Estoy muy mal y estoy yendo al psiquiatra", dice Adela, que después de mucho tiempo sometida intenta cambiar la situación. "Ahora me he puesto en mi sitio. Le voy a decir a todo que no, me cueste lo que me cueste. Si no cambia el día de mañana le puede pasar algo. El ángel que era antes no sé dónde está y yo quisiera que volviera."
Ada reconoce que le gusta ser el centro de atención. "No me gusta que nadie me robe mi protagonismo. Siempre he estado sola y era todo para mí y ahora no. Ya no soy importante para mi madre y para mi abuela y he llegado a pensar que tengo una mierda de familia. Mi madre antes me hacía las cosas y ahora no y yo quiero a mi madre solo para mí."
Ada se niega a madurar y prefiere que su madre siga haciéndole todo. "Yo no voy a ordenar mi ropa yo sola", le dice Ada a su madre, a la que reprocha estar más pendiente de su actual pareja que de ella. Sin embargo, Adela  niega que eso sea así e intenta que su hija comprenda que tiene que empezar a valerse por sí misma. "Tienes 20 años y quiero que aprendas a hacerte las cosas. Pareces una nena pequeña porque eres inmadura. Quiero que aprendas a hacerte la leche, la comida… "
Su mejor amiga le ha puesto una orden de alejamiento
El comportamiento de Ada está haciendo que se quede sola. Su última amiga la perdió por una pelea. "Me pinchó la rueda y me pegó. Tengo miedo y la he puesto una orden de alejamiento", cuenta la joven, que puso una denuncia y el orden decretó una orden de alejamiento de 100 metros para evitar altercados.
'Hermano Mayor' tiene que suspender la terapia porque Ada se corta un tendón
Cuando no se sale con la suya, Ada se dedica a romper cosas en casa y a insultar a su madre. "Hija de puta, mala madre. Te odio, raza de perro", le dice la joven a su madre, que le pide que haga algo con su vida. "Lo quieres empezar todo y no terminas nada. Sácate la bolsa de los libros, empiezar a repasar unos temas y en septiembre te presentas otra vez", le dice a su hija, que cansada de escuchar a su madre, que también se niega a prepararle un vaso de leche, decide marcharse enfadada.
Ada pierde el control y ya fuera de casa da una patada a una puerta de cristal y se corta el tendón de aquiles. La joven tiene que ser intervenida de urgencia y pasa tres meses de baja. Sin embargo, ni siquiera esto hace que recapacite. "Me ha dicho que no me va a perdonar lo que le ha pasado.Nos echa la culpa de todo lo que le ha pasado e incluso le he tenido que llevar la leche en un biberón", le cuenta Adela a Pedro García Aguado dos meses después del accidente de la joven.
Pedro García Aguado decide intervenir
El comportamiento ha empeorado en los dos últimos meses y culpa a su madre de su situación y la tiraniza más que nunca. "Estoy deshecha. He hecho todo lo posible. Sé que tiene 20 años pero la veo como un bebé y sé que le he dado muchos caprichos para evitar la escandalera", dice Adela, que reconoce que Ada dureme con ella y que utiliza la excusa de que no sabe hacerlo para que su madre le haga todo.
Ante esta actitud infantil de Ada, Pedro García Aguado decide darle lo que se merece: una habitación de bebé. "Tienes tiranizada a toda tu familia. ¿De qué vas por la vida? Se te tendría que caer la cara de vergüenza", le dice Pedro García Aguado a Ada, que encuentra la excusa perfecta para su comportamiento. "Me ha consentido, no me ha enseñado lo bueno y lo malo y he tendio falta de cariño."
Una niña consentida
La raíz del problema con Ada está en la superprotección de toda su familia. Pedro García Aguado quiere que tanto su madre como su abuela y sus tías comprendan que no pueden seguir comportándose así con ella y decide meter a la joven en una incubadora. "Vives en un mundo de sobreprotección  y voy a poner a todas las personas que te quieren haciendo lo que siempre hacen: cuidarte. Si se te acaba todo eso y esas personas no están, no tienes nada. Esta es tu vida. Dependes de los demás. Tenemos una persona de 20 años y la estáis tratando como un bebé, la tenéis en una incubadora. Se trata de que cambiéis todos. Si no, va a seguir así. No os lo agradece, no lo valora y no le sirve para madurar", dice Pedro García Aguado, que es testigo por primera vez del comportamiento infantil de Ada. "Te lo consiento hoy, el próximo día no. Piensa que quieres hacer porque hay más gente que quiere ayuda."
Ada y su madre, cara a cara
Ada se niega a hablar y expresar sus sentimientos. Pedro García Aguado necesita romper esa barrera y para ello enfrenta a madre e hija en un cara a cara. Ada vuelve a mentir. "No me das el cariño que necesito, no me hablas de bien. Tú tienes que cambiar. Me saca de mis casillas. Cuando estamos solas es el demonio en persona", dice Ada, que acusa a su madre de mentir.
Adela sigue sin comprender el comportamiento de su hija. ¿Por qué me odias? Te comportas muy mal conmigo. Daría la vida por ti y no lo valoras. Dices que lo que te ha pasado en la piernas es por mi culpa pero yo te he dado lavida y sufro por ti. Has tenido mucho cariño y tú me tiraste al suelo para pegarme. Tienes que cambiar. Yo te he dado todo y tú me has deseado la muerte. Te comportas muy mal conmigo, me insultas... y llega un momento en que no puedo más. Me has dicho que nunca te vas a ir de casa. Estoy enferma por tu culpa", dice Adela.
Pese al sufrimiento de su madre, Ada sigue sin mostar empatía y decide marcharse. "Para creeros todo de mi madre olvidaos de mí. Esto se termina pero ya. Para que Pedro os crea a vosotros no gasto mi saliva", dice Ada, con quien Pedro García Aguado plantea la posibilidad de abandonar. "No tengo un equipo de personas aquí para aguantar estas tonterías. Escucho las dos versiones y saco mis conclusiones. Déjame que decida a quien me creo."
"Por no escucharla no le estáis dejando crecer"
La actitud de Ada tiene desconcertado a Pedro García Aguado. "Nunca me había encontrado un comportamiento tan infantil como el de Ada. Así manipula a todo el mundo para conseguir lo que se propone", dice el coach de Cuatro, que se reúne con Adela y su madre para entender por qué han consentido esto.  "Le habéis consentido. Siempre ha tenido lo último y en el momento que ha abierto la boca. No es culpable, el comportamiento infantil se lo estáis potenciando vosotras. Por no escucharla no le estáis dejando crecer Ha pasado de los 0 a los 18 años y queremos que madure de golpe. Es imposible porque la estamos tratando como una niña cuando quiere. Madurar y educar lleva parte de sufrimiento y pasar por esas fases es necesario para valerte por ti mismo", dice Pedro García Aguado, que considera imprescindible romper el mito del abuelo, a quien Ada apenas conoció. "Hay que desmontarle ese mito porque lo usa de excusa. Lo hace para manipularos, es un ídolo que no puede ponerle límites. Es una niña que se comporta de manera infantil pero tiene mentiras de adulto. Consigue que estéis todas pendientes de ella y se enfada conmigo porque la trato de una adulta. Está jugando porque no os ve capaces."
"La ignorancia es muy atrevida y ese es el problema de tu hija"
Para que estén pendiente de ella, Ada recurre constantemente a la mentira, lo que desestabiliza a todos y hace que peligre la unidad familiar. Ada ha sido capaz de asegurar que no es hija biológica de su madre y que esta la obligó a vender cocaína cuando era niña o que su madre ha puesto los cuernos a su actual pareja. Sin embargo, cuando le piden explicaciones se queda sin argumentos y recurre a los insultos. La actitud de la joven preocupa a Pedro García Aguado que cree que la joven no es consciente de las consecuencias que pueden tener sus actos. "¿De  qué vas? Estás poniendo en peligro la vida de personas. Para hacer acusaciones  de ese tipo hay que tener pruebas. ¿Qué quieres conseguir?  La ignorancia es muy atrevida y ese es el problema de tu hija. Os va  a buscar un problema por eso porque no es consciente de las consecuencias que pueden tener sus mentiras."
Ada chantajea a su madre diciéndole que es la que mejor hace las cosas
Ada tiene cogida la medida a su madre y cuando quiere conseguir algo recurre al chantaje emocional. "Me lo haces mejor, con más cariño. Estoy acostumbrada a ti, a que me hagas las cosas mejor que yo. Lo haces todo bien. Eres la mejor de todas", le dice Ada a su madre, que se siente esclava de su hija. Pedro García Aguado tiene que terminar con esta situación y para ello somete a Ada a una cata: la joven tendrá que descubrir cual de los vasos de leche ha hecho su madre. Ada asegura no tener ninguna duda y deja claro qué es lo que ha hecho su madre. Sin embargo, comete un grave error y su estrategia queda al descubierto. "He visto gente con caradura pero tú eres la que más de largo. Había oído excusas para no hacer las cosas en casa pero… .Si me pillan en un renuncio así, se me cae la cara de vergüenza, no sé si tú la conoces. .. Has jugado con su corazón.  A ver si abandonas este comportamiento tan controlador y chantajista emocionalmente. Se trata de que te hagas responsable si quieres empezar a colaborar en casa y si quieres dejar las excusas de lado."
La actividad le abre los ojos a Adela, que por primera vez le deja claro a su hija que nunca más se someterá a sus exigencias. "Ya puedes salir a la calle desnuda y morirte de hambre que ya se ha terminado de hacerte yo las cosas", dice Adela. Sin embargo, Adela no puede hacer esto sola. Para conseguir que Ada cambie necesita el apoyo de su madre y sus hermanas. "Si Ada es así es porque toda su familia ha sucumbido a sus chantajes y manipulaciones. Adela ha empezado a ser consciente su abuela y sus tías tienen que cambiar de estrategia", dice Pedro García Aguado, que esta etapa de la terapia necesita la ayuda de Sonia Cervantes.
Con la ayuda de la psicóloga de 'Hermano Mayor', la abuela y las tías de Ada se dan cuenta de sus errores. "Ha estado entre algodones y siempre la han consentido", dice su madre, que siente que le roban la autoridad. "Lo que no consiguen conmigo lo consigue con ellas", dice Adela a su familia, que gracias a Sonia Cervantes se da cuenta del juego de Ada. "A partir de ahora se le tiene que decir que no y tiene que entender el no. Hemos hecho que Ada tenga pinchos y aunque os lo disfraza con el lacito, os la pega. Si ha aprendido esto en casa también va a actuar así fuera de casa  y habrá gente que se lo devuelva. Tienes que decir se acabó", dice Sonia Cervantes.
Ada empieza a darse cuenta de que está equivocada
Con su comportamiento, Ada se está quedando sola y tiene que entender que, al igual que hizo su amiga Merceh, su familia puede denunciarla y ponerle una orden de alejamiento. Pedro García Aguado le explica cómo sería su vida si esto sucediera y aprovechando su fiesta de cumpleaños realiza una actividad que rompe por primera vez la coraza de Ada. "Con tu comportamiento lo menos que pueden hacer es denunciarte y lo que el juez dictamine pueden ser 100 metros o 500 metros para protegerlas a ellas de ti", le dice el coach a Ada, que por primera vez se da cuenta de su error.
Sor Lucía, a Ada: "La felicidad más grande es hacer feliz a otras personas"
Dado el primer paso hacia el cambio, Pedro García Aguado se lleva a Ada a Madrid. Por primera vez, Ada habla abiertamente con Pedro García Aguado, que le explica que creer en Dios conlleva unos compromisos y unas responsabilidades. "Quiero que pongas en claro tus creencias y quiero que veas donde puede llegar una persona a la que su familia no quiere ni ver."
Ya en Madrid, el coach lleva a Ada a un albergue y le presenta a Sor Lucía, que le explica que ella puede acabar en un albergue si no cuida a su familia. "Esto es un albergue que llevan los dominicos.  Aquí tenemos 17 jóvenes que se las hicieron pasar putas a sus padres y ellos hartos los tiraron a la calle. Aquí intentamos reconducir su vida. Antes el perfil era gente entre 40 y 65 años pero ahora tenemos cantidad de gente joven que se ha quedado en la calle y la calle mata", dice Sor Lucía, que insta a Ada a que cambie su vida y busque la felicidad. "Dios es el amor que nos hace amar. Esa es la única religión que es válida. Si quieres puedes y eres capaz de hacer un montón de cosas. Tiene una capacidad brutal para salir de esto, simplemente tienes que creer que puedes. La felicidad más grande es hacer feliz a otras personas. Saca lo mejor de ti."
Las palabras de Sor Lucía rompen la coraza que durante tanto tiempo Ada había llevado puesta. "Yo misma me hago daño y no quiero verme así. Ahora lo tengo claro. Te voy a agradecer mucho esta ayuda, Pedro. Esto no se me va a olvidar nunca, estoy aprendiendo… Esta situación ha sido intensa. El comportamiento que tenía me podía haber llevado a que mi madre me pusiera una orden de alejamiento", le dice a Pedro García Aguado, que le explica que su comportamiento le estaba llevando a una situación muy complicada con su familia. "Tu comportamiento lo has llevado al extremo pero tu estrategia te está llevando al lado contrario. Estás apartando a tu familia de tu lado y si te aguantas es para no escucharte. Hay gente que tiene problemas en casa pero no se comportan así. Aceptan, maduran, cogen las cosas y se van… Pero si te quedas en casa portándote yo así no puedo cambiar las cosas de casa. O aceptas la situación o tú te irás a un albergue. Nadie te va a girar la cara si te comportas bien."
Camela: "Nada es fácil en la vida pero hay que luchar. Las cosas no llegan solas"
Después de varias semanas de terapia, Ada se da cuenta de que si cambia el comportamiento logrará el reconocimiento de su familia. Por fin se merece una recompensa y, aunque siempre ha abandonado sus estudios y sus trabajos, podrá demostrar de lo que es capaz trabajando con su grupo favorito: 'Camela'. Mucho más relajada y feliz, Ada demuestra su valía como asesora de imagen. Cuando escucha a sus ídolos se queda boquiabierta. "Nada es fácil en la vida pero hay que pelear y luchar por ellos porque las cosas no llegan solas. Si te gusta mucho vas a poner tanto esfuerzo que lo vas a conseguir. No tienes que perder la ilusión ni olvidar que la familia es la familia. Nunca te van a fallar pero no tienes que fallarles."
Ada pide perdón
Gracias a Pedro García Aguado, Ada ya no es la misma y quiere demostrárselo a su familia. Acompañada de Pedro García Aguado, la joven plasma sus sentimientos en un papel. "Os pido que me perdonéis por todo el daño que os he hecho, nunca volveré portarme mal ni a insultaros de la manera que lo he hecho. Os quiero muchísimo", escribe Ada, que decide empezar de cero con su familia gracias a 'Hermano Mayor'. "Gracias de verdad. Fuera los problemas. Ahora tengo que llevarme bien con mi familia. Estoy en las nubes."