Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lorena pierde los nervios con su madre: "Te mato, te voy a rajar con un cristal"

Ante la complicada situación que viven con Lorena, Rosi decide alquilar un piso con la intención de que su hija deje de vagar por las calles. “Me he alquilado un piso para que Lorena no esté en la calle pero sigue sin darse cuenta. No sé hasta dónde puede llegar pero no me fío. Es mejor que te vengas aquí  y no des tumbos”, dice Rosi, que pese a sus esfuerzos no consigue que el comportamiento de su hija cambie. Ni siquiera con la nueva oportunidad de su madre, Lorena recapacita. Su comportamiento sigue siendo violento y sigue amenazando a su madre siempre que las cosas no son como ella quiere. “Te rompo la cara. Como cierres la puerta se lía gorda. Me estás rallando y te voy a cortar con un cristal. Te mato, te voy a rajar con un cristal. Quiero ver la puerta abierta o te pateo la cara, hubiéramos llegado a la mano fuerte. Te mato.”