Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diego pierde los papeles con su madre por las llaves del coche

Tras el cambio de residencia, Diego utiliza como excusa para no ir al instituto el no tener coche. Además, exige a su madre que le deje el vehículo para poder ver a sus amigos y poder cerrar sus negocios. De no hacerlo, su violenta reacción no se hace esperar. Diego comienza a gritar, a amenazar, a quitarle dinero, a dar patadas a las puertas… Además aprovecha el momento para culpar a sus padres de la situación. “El coche no me haría falta si viviera en El Rincón. Me has arrastrado de mi sitio de la infancia y lo más normal es que me digas que coja el coche, me vaya allí y disfrute.”