Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Yolanda, obsesionada con su ex: “Me da igual si voy a la cárcel, o es mío o de nadie"

Yolanda era una chica alegre e ilusionada por trabajar como esteticista profesional. Sin embargo, tras romper con su novio, que la amenazaba constantemente con dejarla, su carácter cambio de forma radical: se volvió autodestructiva, agresiva con los de su alrededor y obsesiva por recuperar su relación.

Los padres de Yolanda no podían asimilar el cambio que ha dado su hija en menos de un año. La joven renunció a sus sueños, como el de estudiar estética, para complacer los deseos de su ex novio, a quien ella considera como “el amor de su vida”. Después de que a éste le diera un ataque de celos infundado al saber que Yolanda había tomado un café con un amigo –tenía prohibidas la mayoría de sus relaciones sociales- la dejó y ella sufrió un brutal cambio de personalidad. “Se ha convertido en un demonio”, decía su padre antes de la llegada de Pedro García Aguado.
Yolanda: "La vida de mis padres no me importa"
Ataques verbales como: “Me dais asco”, “No me importa si sufrís” y todo tipo de insultos y vejaciones hacia sus padres han sido una constante en la familia desde el momento de la ruptura. Yolanda reaccionó obsesionándose con su ex y persiguiéndole hasta el punto de que éste pidiera una orden de alejamiento que, finalmente, fue denegada. “A mí no me importa ir a la cárcel. Él fue el chico que me enseñó lo que es el amor y, si no es para mí, no es para nadie”. Su tendencia a delinquir ha ido en aumento: roba y suele escaparse de casa para dormir en el coche de algún amigo.
La madre de Yolanda: “Antes de empezar con ese chico, era una chica tranquila”

 Para poder ayudarla, Pedro García Aguado necesitaba saber cómo era Yolanda antes de su ruptura. “Era una chica muy tranquila y siempre estaba alegre, pero ese amor era un amor enfermizo. Ella estaba súper ilusionada con un curso de esticista que nos costó mucho conseguir y él la sacó de ahí. Renunció a todo".
Nuestro hermano mayor ha querido que Yolanda y sus padres se digan las verdades a la cara. En cuanto ella ha oído que su madre nombraba a su exnovio, se ha vuelto el doble de agresiva. “Tú estás pagando tu ruptura con nosotros. Tu novio te dijo que no quería estar contigo y tú no aceptas un no”. Le ha dicho y Yolanda ha comenzado a insultarla de inmediato: “Que te vayas a la mierda. No pienso hablar con vosotros porque me dais asco”, ha gritado, tirándoles una piedra a sus padres.
Pedro, a Yolanda: “Yo pegué al nuevo novio de mi expareja”

Pedro García Aguado ha ayudado a Yolanda a aceptar su ruptura sentimental.  Su exnovio la condicionaba tanto, que él le ha hecho entender que eso no era amor y que ahora está obsesionada con su pasado. Para ello le ha puesto un ejemplo personal: "Yo vivía en una residencia de deportistas y estaba enamorado de una chica. Fastidié la relación con ella y luego me enteré de que había empezado a salir con otro, con un tenista y fui a partirle la cara al chico. No te destroces la vida con diecinueve años, Yolanda".
Yolanda recupera la sonrisa y se ilusiona con una profesión

A Yolanda le ha cambiado la cara y, por fin, ha recuperado su dulce sonrisa. Gracias a los consejos de Pedro y de la psicóloga del programa, ha conseguido algo que parecía impensable: encontrarse con su exnovio y no decirle nada, no acosarle, no perseguirle ni insultarle, simplemente mirando hacia adelante y siguiendo su camino. Por eso, ha podido recuperar el sueño al que había renunciado: un centro de estética le ha dado la oportunidad de trabajar allí y a Yolanda se le han saltado las lágrimas de la emoción.