Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pepón Nieto, a Marcos: "La frustración solo te va a llevar a ponerte barreras"

Dominado por una ideología radical, Marcos muestra auténtica aversión hacia los extranjeros y los homosexuales. Su intolerancia marca la vida familiar, en la que la comunicación no existe. Marcos rechaza a sus padres y asegura que se siente menos querido que sus hermanos. La situación es insostenible. El joven vive encerrado en su habitación y mientras malgasta su vida la relación de sus padres se resquebraja. La intervención de Pedro García Aguado, que cuenta con la ayuda de Pepón Nieto, es vital para que Marcos pierda el miedo a mostrar sus sentimientos y a darse cuenta de sus errores. "La frustración solo te va a llevar a ponerte barreras", le dice Pepón Nieto a Marcos.  

Extremista, incontrolable, asocial. Marcos vive encerrado en su habitación con la única compañía de videojuegos de guerra. Enemigo de la gente extranjera y de los homosexuales, Marcos es un joven radical que tiene sometidos a sus padres. "Voy a hacer lo que me salga de la polla, como siempre", les dice habitualmente a sus padres, que no saben cómo afrontar la situación. "Es violento, es una olla express. No cuenta hasta diez y si se tiene que llevar lo que sea por delante se lo lleva. Da miedo", dice su madre, que reprocha constantemente al padre de Marcos su falta de apoyo en la educación del joven. "Nos tienes abandonados. No solo a tus hijos, a mí también. Eso influye aquí y no aguanto más. No todo es trabajar, día tarde y noche, prefiero vivir con menos y comer dos días huevos pero tener una persona en casa."
"Todos los inmigrantes me dan asco"
Marcos presume de ideología de ultraderecha y odia a todos los extranjeros. "¿Cuánto dinero nos gastamos en pincharlos cuando vienen enfermos? Soy un blanquito con orgullo y ellos son menos que nosotros", dice Marcos, que sueña con ser militar. "Me encanta ser español, demostrar que soy español y mi sueño es ser militar para proteger a mi país. Se tendrían que ir muchos extranjeros. Todos los inmigrantes me dan asco", dice Marcos.
Pedro García Aguado intenta averiguar hasta que punto llega el odio hacia los extranjeros de Marcos e intenta que trabaje con un etíope. Marcos se niega. "Yo no voy a limpiar la mierda de los demás, para eso están ellos. Son unos mierdas que vienen a quitarnos nuestras cosas. Si os fuérais nostros tendríamos trabajo, no habría cinco millones de personas en el paro, que lo tenéis todos los negros y los moros. Los españoles son blancos y son los que tienen que estar aquí. Los negros y los moros han venido en las pateras y nos han jodido España... "
Ante el comportamiento de Marcos, Pedro García Aguado le explica que su problema es que él se siente inferior. "Te comportas como un ignorante y actúas atacando. Eres un intolerante. Te sientes una mierda y como te sientes una mierda tienes que agredir a los demás. Ese es el origen del problema. La ignoracia es lo más peligroso que tiene el ser humano. Me preocupa que abraces simbolismos que no conoces para hacerte el malote. Los españoles son aquellos que contribuyen a que España salga para adelante. La filosofía de bar la utiliza el que se confunde y quiere echar la culpa a los demás. Si te sientes tan español haz algo más constructivo.... Buscas enemigos donde no los hay. Tu comportamiento lo que hace es tener a tu familia agobiada, eso es estar acorralado."
Los padres de Marcos, enfrentados por la educación de Marcos
Marcos reprocha a sus padres la falta de cariño. "Me tengo que joder. Mis hermanos lo tienen todo y yo nada. Soy el negro de la familia, el que no puede tener dinero, el que no puede ser feliz, el que tiene que estar encerrando.... ¿Cuantas veces me he podido sentar a hablar con mi padre?", dice Marcos, que siempre ha sido muy protegido por su madre. "Me sentaba mal que se rieran de él y le decía que se defendiera", le dice a Pedro García Aguado, que le hace ver su error. "Sin darte cuenta le generabas mucha más angustia porque pensaba que no tenía fuerzas para defenderse. Marcos no sabe defendense como hay que defenderse en la vida y los argumentos que tiene de violencia le debilitan siempre porque siempre sale perjudicado. Adopta un disfraz que le proteja. No cambia lo infeliz que se siente pero le da seguridad."
Frente al problema con Marcos, sus padres no se ponen de acuerdo. La madre del joven se queja de la falta de apoyo y su padre reconoce que ha optado por la apatía. "Intento que cada uno haga las cosas por sí mismos. No puedes levantarlos toda la vida si se caen... Me he puesto una coraza y me he evadido porque me agota", dice el padre de Marcos.
Marcado por su dilexia
Marcos vive encerrado en su habitación y es incapaz de sociabilizar por miedo al rechazo y su mayor temor es ser el centro de las burlas. Su experiencia en el colegio, donde sus compañeros de clase se reían de él debido a la dislexia le marcó para siempre. "Dejé los estudios a los 14 años por la dilexia. No sabía leer, se reían de mí y me daba mucha verguenza... Era el imbécil", recuerda Marcos, que no quiso un profesor de apoyo porque eso suponía sacarle de su clase habitual. Por primera vez, Marcos habla abiertamiente de su problema y de sus miedos, que le han llevado a comportarse de forma agresiva y violenta. "Opinan que soy malo y tengo buen corazón", dice Marcos después de comprobar los sentimientos que despierta su comportamiento en varios jóvenes.
Por fin Marcos se derrumba y rompe su coraza. "Es mi pasado y duele", dice el joven, que guarda mucho rencor a los compañeros que se burlaron de él. "Son unos mierdas y tengo una lista negra con nombres y apellidos. La violencia me hace no sentirme tan mierda, que el mierda sea el otro. Si hago ver a la gente que soy débil me van a tratar como una mierda... Agredir a la gente parece que me respetan más", le dice Marcos a Pedro García Aguado y Sonia Cervantes, que le hacen entender que no le respentan sino que sienten miedo. "No es más grande el que más pega sino el que es capaz de superar las adversidades. No pienses que pasar página te va a hacer débil, te va a hacer realmente un hombre", le dice Pedro García Aguado a Marcos, que no sabe si tendrá fuerza para salir adelante. "Me siento tan débil que no sé si lo voy a poder superar", dice Marcos, que por primera vez en años se siente liberado.
Pepón Nieto, a Marcos: "La frustración solo te va a llevar a ponerte barreras"
Marcos siente un miedo insuperable al rechazo y vive encerrado en su habitación. Para reconducir su comportamiento es imprescindible que el joven aprenda a convivir con la crítica y para ello Pedro García Aguado cuenta con al ayuda del actor Pepón Nieto. "No le tienes por qué caer bien a todo el mundo. El rechazo forma parte de la vida", le dice el actor, que le insiste en que cuando algo no sale como esperábamos no debemos llenarnos de ira. "En la vida tienes que ir pensando que eres capaz de hacer algo pero que el no está ahí. Cuando tienes ilusiones por hacer algo y no ha funcionado, pues no ha funcionado. Cabrearte contigo mismo es peder el tiempo. Cuando luchas por algo que te gusta, hazlo, y hazlo a muerte. Que la frustración no te lleve a ese cabreo personal porque sólo te va a llevar a ponerte barreras a seguir intentándolo"
Dos militares ayudan a Marcos a ver que está equivocado
El sueño de Marcos es ser militar del ejército de tierra pero no sabe que su ideología no tiene cabida en entre los militares. "No me gusta que entren de otro país", les dice a dos militares, que le enseñan que el ejército es unión y respeto. "En mi compañía el 60% de los miembros son extranjeros y estoy muy orgullos. Esto es un proyecto común. Aquí somos compañerismo 100% Cuando tú lo pases mal el compañero que esté al lado, que a lo mejor es latino, homosexual o negro, es el que te va a sacar als castañas del fuego... Esas ideologías no nos gustan porque discriminan y si tienes esa idea el ejército no es para ti. El ejército es unión. La bandera representa la constitución, una forma de Estado, unos valores... El militar español solo defiende una bandera, la constitucional", le dicen los militares a Marcos. 
Marcos pide perdón a Sami
Después de varias semanas de trabajo con el equipo de 'Hermano Mayor', Marcos se da cuenta de lo equivocado que está y se disculpa con Sami. "Me pasé bastante. Quería pedirte perdón", le dice al etíope, que se alegra del cambio de actitud del joven. "Siento pena por ti por tener esa actitud y si tu mente ha cambiado no hace falta que me pidas perdón, me alegro por ti", le dice Sami. 
Marcos ha dado un paso importante y es consciente de que está más cerca de recuperar a su familia y poder empezar de cero junto a ellos. "Me siento orgulloso. Estaba encerrado en mi mundo y no veía lo que tenía que ver. Gracias por abrirme los ojos, Pedro", dice Marcos, que recibe la ayuda de Julio, a quien su paso por 'Hermano Mayor' cambió la vida. "Hablando las cosas se entienden las personas. Ahora me siento mucho mejor. ¿Qué vas a ganar peleándote? La vida es muy bonita para estar todo el día mosqueado. Tienes que poner mucho de tu parte y te vas a sentir más cómodo contigo."
Marcos se reconcilia con su familia
Gracias a Pedro García Aguado, Marcos se da cuenta de sus errores y se avergüenza de su comportamiento. Ver la forma en la que trataba a su familia le hace recapacitar y querer recuperar a los suyos. Marcos ha dado un cambio radical, ha perdido el miedo a mostrar sus emociones y está preparado a luchar por el futuro que desea con el apoyo de su familia. "Se lo he hecho pasar fatal y tengo la mejor madre del mundo. No se lo merecen, no me reconozco. Ellos siempre han estado y me han querido", dice Marcos, que pide a su familia que estén a su lado. "No me dejéis nunca. Siento todo lo que os he hecho pasar, mamá siento haberte tratado así. Ahora vamos a poder estar más unidos, vamos a poder hablar...", dice Marcos, que por primera vez reconoce sus sentimientos a su padre. "Nunca te lo había dicho pero te quiero mucho... No nos vamos a separar más."