Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Hermano Mayor' se enfrenta a Alfonso, un joven enfermo que manipula a su familia

Incontrolable, autoritario e impaciente. Ese es el retrato robot de Alfonso, un joven de 19 años al que Pedro García Aguado intentará reconducir en la segunda entrega de 'Hermano Mayor', que Cuatro emite el viernes a las 21.30 h. Obsesionado con el dinero y con el tunning, Alfonso ha roto la unidad familiar y ha conseguido que sus padres pierdan el apoyo de la familia, que volverá a unirse gracias a Pedro García Aguado con el fin de dar un giro a la complicada situación que viven los padres de Alfonso.

Aquejado de una grave enfermedad, Alfonso ha estado sobreprotegido por su familia desde la niñez. La sobreprotección ha derivado en un comportamiento déspota por parte del joven que ahora afecta a todo el núcleo familiar. El joven trata a sus padres como un tirano y considera que todo el mundo tiene que estar a su servicio. Su madre vive rota de dolor por la actitud  de su único hijo. "Cuando salgo de trabajar vengo con miedo a casa" dice Rosario.
Alfonso manipula a su familia con su enfermedad
A punto de someterse a una grave operación, Alfonso chantajea a su familia con no hacerse el tratamiento si no le dan dinero para sus caprichos. El joven manipula constantemente con el dolor que genera su dolencia. No tiene problema en reconocer que se aprovecha de su estado de salud para conseguir lo que quiere. "Si los chantajeo con mi enfermedad ellos van a acabar dándomelo porque no van a consentir que me pase nada. Lo que quiero lo consigo más tarde o más temprano", afirma.
Su conducta, agravada por su obsesión por el dinero y el tuning, ha roto la unidad familiar. Los padres de Alfonso  perdieron el apoyo de los suyos  a raíz de un robo que este cometió contra su abuela para comprar una radio para el coche.    
Toda la familia, implicada en la recuperación de Alfonso
El caso de Alfonso es un ejemplo claro de cómo un conflicto generado por un trastorno de comportamiento puede extenderse a todo el ámbito familiar, provocando incluso la ruptura entre sus miembros más allegados. Pedro García Aguado tendrá que enfrentarse en esta ocasión a dos retos: lograr la implicación del joven y la de toda su familia. Para ello, el terapeuta contará con la ayuda de Sonia Cervantes, psicóloga del programa. Ambos realizarán con Alfonso una dinámica extrema que le ayudará a comprender las consecuencias de su comportamiento. Además las dinámicas de 'Hermano Mayor' implicarán por primera vez a toda la familia, formada por más de 15 personas. La colaboración de todos será imprescindible para sentar las bases de una posible reconciliación.
Por último, Pedro García Aguado trabajará con los padres de Alfonso para que consigan controlar las maneras déspotas de su hijo, algo que hasta el momento les ha hecho vivir en una actitud de constante sumisión