Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El primer caso: Rosana

Una chica de 20 años, hija adoptiva y con una conducta muy agresiva hacia sus padres protagoniza el estreno de la tercera temporada de Hermano Mayor. Pedro García Aguado afirma sin contemplaciones que el de Rosana es "uno de los casos más difíciles que he tratado jamás".
Rosana tiene 20 años. Es violenta, rencorosa y tirana. Nadie le lleva la contraria porque si no se convierte en su peor enemigo. Su casa es un ring de boxeo y su principal rival es Pili , su propia madre adoptiva.
Rosana no tiene problemas de drogas ni patologías añadidas, pero arrastra heridas de una infancia muy dura: su padre biológico, ya fallecido, la maltrató y dejó en su cuerpo las huellas de las quemaduras que le provocó cuando apagaba los cigarrillos en su cuerpo.
Ha llegado el momento de pedir ayuda a Pedro García Aguado y ha sido la propia Rosana quien ha levantado el teléfono para pedir S.O.S.
El Hermano Mayor llega a Galicia para poner fin a una situación doméstica de violencia y agresividad insostenible y, sobre todo, para intentar ayudar a una chica que él define como "desquiciada y con una soberbia muy grande".
Hermano Mayor: el viernes a las 21h30.