Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La familia de Yakira

YakiraCUATRO
Yakira fue adoptada cuando tenía 10 años. Su infancia había sido complicada y las consecuencias se hicieron notar pronto en su nueva familia española. Siempre quería ser el centro de atención y no estaba dispuesta a aceptar ningún tipo de disciplina ni a realizar esfuerzo alguno. Ahora, en la veintena, ha convertido su hogar en una bomba de relojería. Todos estallan con el más mínimo roce. Los padres están hartos de los robos, de sus desapariciones, de su agresividad. Ella piensa que habría sido mejor que la dejaran en su país, sus padres a menudo también...
Ya no estudia y aunque su padre le buscó un trabajo, pronto se cansó y comenzó a dar constantes excusas para no ir hasta que la echaron. Se levanta tarde y mientras está en casa se dedica fundamentalmente a comer y conectarse a Internet. Si se enfada puede destrozar y patear la consola o amenazar con matar a alguien o matarse ella. Cuando sale, no aguanta que nadie la controle y nunca se sabe cuándo vuelve. Sus escapadas pueden durar días o incluso meses y al volver a casa, no da ninguna explicación.
Yakira achaca todos sus problemas a su situación de adoptada, quiere arreglar su pasado; conocer a su madre biológica, arreglar su vida e incluso perdonar y volver a tener trato con el aquellos que la hicieron un terrible daño durante su primera infancia... pero sin embargo no es capaz de recuperar la relación con sus padres adoptivos, de perdonarles sus fallos y de pedirles ayuda. Yakira quiere huir a Costa Rica para encontrar a su madre, cree que es la solución a todos sus problemas, pero no es capaz de ayudarse a sí misma y contar con su familia.
Es un gran reto para nuestro Hermano Mayor. Todos quieren que la relación cambie, pero tendrán que asumir importantes cambios de actitud... ¿estarán dispuestos a ello?