Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Segunda temporada de Hermano Mayor

En su segunda temporada, Hermano Mayor abordará cada semana casos de chicos que están al límite, han vivido experiencias que han condicionado su manera de ver el mundo y sólo pueden relacionarse con los demás de manera agresiva. Gracias a Hermano Mayor, reciben una última oportunidad para reconducir su vida. Pedro García Aguado y sus colaboradores estudiarán cada caso y llevarán a cabo una terapia de choque que se presenta como la única solución para unos jóvenes que ya llevan demasiados años sin rumbo.
Algunos patrones se repiten en los distintos casos. Son chicos desmotivados, sin proyectos, sin perspectivas de futuro. No consiguen mantener ninguna disciplina y convierten la convivencia familiar en un auténtico infierno. La mayoría comenzó a tener comportamientos marginales desde muy jóvenes, pero este tipo de conductas son a veces las consecuencias de conflictos mucho más antiguos. Pedro García Aguado y su equipo indagarán en las razones que han llevado estos jóvenes a tirar su vida por la borda y encontrarse en la situación desesperada en la que están.
La iniciativa de pedir ayuda parte de los padres, al límite de sus fuerzas por la crispación constante que viven en su hogar, pero es condición imprescindible que los jóvenes estén de acuerdo en recibir esta ayuda... Suelen decir que lo hacen por sus familias, por probar, porque no tienen nada que perder... Pero tras su aparente pasotismo y la dureza de sus palabras, hay una silenciosa y desesperada súplica. Ellos tampoco pueden más y necesitan recuperar los lazos familiares y creer que, por fin, son capaces de cambiar.
Los nuevos casos de Hermano Mayor repiten patrones difíciles de erradicar: coqueteo con drogas, falta de proyectos personales, negación de referencias familiares, y, sobre todo, angustia y ninguna autoestima... El Hermano Mayor tiene un gran trabajo por delante.
La audiencia
La primera temporada de Hermano Mayor se estrenó en Cuatro el 24 de abril de 2009 con un 16 por ciento de share, fue el mejor estreno de un coach en la historia de Cuatro. Se emitió entre abril y junio de 2009 los viernes en prime time y la media de audiencia fue del 14,6 por ciento de cuota de pantalla con más de dos millones de espectadores. Hermano Mayor lideró en el target comercial de Cuatro y en el tramo de edad de 13 a 44 años.