Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PRIMERA PAUTA: La autoridad

Un problema fundamental es la autoridad. Pero la autoridad con un adolescente es diferente a la autoridad con un niño
El problema fundamental es la autoridad. Pero la autoridad con un adolescente es diferente a la autoridad con un niño/a. Tiene que ser más flexible y se debe negociar a veces; Con ellos las cosas no pueden ser "ya".
Él/ Ella tiene que saber que los que organizan la casa y deciden cosas sobre la casa son los padres y madres (dinero, horarios, tareas, comidas,...) se puede negociar, pero hay que cumplir la palabra tanto ella como tú.
Tú eres un modelo para él/ella y si tú pones límites (sin gritos, firme) y los cumples, aprenderán que tu palabra se cumple, pero no entres en contestaciones, en reproches, porque cuando entras, te debilitas y se dan cuenta, se hace más fuerte y se provocan situaciones muy desagradables de insultos, amenazas, pérdidas de respeto, gritos y finalmente... no ha tenido ningún efecto positivo.
Comprender no significa dejar de poner límites: Se entiende que un adolescente está pasando por una etapa egocéntrica( le cuesta ponerse en el lugar de el otro), esto no quiere decir que sean desconsiderados/as.
Ejemplo: Nos vamos a un sitio con hora e "Irene" busca en el armario unas zapatillas grises: "date prisa Irene, llegamos tarde", "¡déjame! Los estoy buscando, estaban en el armario y han desaparecido", "Irene, hija, se que quieres los grises, pero si ahora no los encuentras luego los buscas, llegamos tarde y es muy importante. Yo en cinco minutos me monto en el coche, si no terminas te tendrás que ir en el autobús". "Pues muy bien, vete". Si en cinco minutos no está, le dices sin gritar y en un tono firme, no agresivo "me voy Irene, te dejo escrita la dirección en un papel, llevo el móvil" y te vas sin contestar a ningún reproche, NADA.
Comprender no significa que hagan lo que quieran. Tienen que aprender a responsabilizarse y a regularse ellos mismos, de esta manera les estás ayudando.
* "Comprendo que estés molesta con tu hermana porque tomó tus cosas, pero no voy a permitir que le insultes. Puedes decirle que vas a ponerle un candado a tu armario o que por cada cosa que te coja ella vas a coger tú otra prenda suya"
* "Sé que te gusta mucho la ropa y te encantaría comprarte todo lo que te gusta pero somos cuatro en casa y el dinero tiene un límite, hay un presupuesto igual para todos"
* "Entiendo que estés enfada y que no te gusta la decisión, pero tiene que ser así por lo que ya te he explicado"
No entres como un disco rayado. Es lógico que te pongas nerviosa/o, pero ahora tienes que mostrarte firme, estable y segura, sé que no es fácil, pero acuérdate de que tú tienes que cambiar comportamientos para que el/ella cambie también, el/ella necesita una madre/padre que le contenga los enfados, no que le genere más intensidad en los enfados.