Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El momento del puñetazo de Justin Bieber a su fan, gesto a gesto

Barcelona, 8 de la tarde. Justin llega con unas enormes gafas de montura dorada en un coche negro de alta gama con la ventanilla bajada para saludar a las decenas de beliebers que lo esperan a la entrada del Palau Sant Jordi. En ese momento, Kevin intenta tocar a su ídolo, mete la mano en el coche y suponemos que acaricia la cara al cantante con mucho cariño y, de repente, Justin suelta un gancho con su puño izquierdo que deja a Kevin estupefacto. Corre de un lado a otro contando la hazaña y sus amigas lo miran con envidia. Mientras, el agredido entre indignado y emocionado recrea el movimiento del golpe del cantante.