Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rubén tuvo que confesar a su madre que era gay en una comisaría

La historia de Rubén es muy loca. Ocultó durante muchos años su condición sexual a su familia y le pillaron. Rubén se escapó sin permiso de su madre y se gastó todos los puntos de su tarjeta en una suite. Además, engañó a su novio y puso la reserva de la habitación a su nombre. Al final, la ascapada romántica le salió mal y tuvo que salir del armario delante de su madre en una comisaría.