Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cristóbal devuelve a Mr. Coecho a su antiguo dueño y le sustituye por Urgandarín

Desde que el señor Pamplinas vendió a Mr.Coecho a Cristóbal, su espectáculo de marionetas ha ido de mal en peor. Pensando en el provecho que puede sacar en las encuestas de popularidad el hacer sonreír a los niños, le devuelve a Don Molón. Lo que no sabe Cristóbal es que el titiritero subasta a Mr. Coecho, que lo acaba comprando Luisa.