Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miguelón VS la máquina de aperitivos

Miguelón tenía tantas ganas de comerse un bollo, que se le ha quedado la mano enganchada en la máquina de aperitivos del gimnasio. Lejos de liberarle rápidamente, Tony le ha dejado toda la noche enganchado.