Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tony ha tenido un gatillazo

Tony llega al gimnasio con el carácter avinagrado. No para de gritar a sus trabajadores y está extremadamente sensible. Al final, termina por confesarle al "tolai e inofensivo" de Chema que tuvo un gatillazo la noche anterior. Aunque se supone que era un secreto, la noticia corre como la pólvora por el gimnasio.