Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las chapuzas de Berta empeoran el gimnasio

Por no pagar a un fontanero, Tony se arriesgó a que Berta le arreglase los problemas de las cañerías gratuitamente. Lejos de solucionarlo, la recepcionista empeoró todo lo que sí funcionaba en el gimnasio hasta el punto de dejar a Maxi encerrado en el conducto de ventilación. Y por si fuera poco, Tito llama sin querer a un inspector de urbanismo.