Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De viaje con Guasap!: Risas, molletes de jamón y buen rollo hacia el FesTVal

GUASAPcuatro.com

Acompañamos a la nueva apuesta de Cuatro hacia la presentación en Vitoria

Nos colamos en el bus que lleva a la banda de Guasap! al Festival de Vitoria. Mientras el líder, Dani Martínez, nos esperaba en la ciudad vasca, el resto de compañeros nos desvelaban algunos de los secretos del nuevo  programa en un viaje surrealista en el que no faltaron las bromas, los piques y, por supuesto, las risas.
08.00 a.m. Calle Embajadores, Madrid. Primera parada del bus que nos lleva a Vitoria. El Monaguillo, a pesar de haber dormido una hora y media, es el primero en llegar y, para sorpresa de todos, con una energía desbordante. Flipy prefirió la segunda parada y el resto del equipo, algo menos madrugadores, apuraron al máximo en la tercera. Son las 09.00 horas ¿nos vamos? No! ¿Donde esta Joaquín? Se le habrán pegado las sábanas, ha susurrado mas de uno... Pero no, al humorista le había fallado la niñera y no podía dejar solos a los niños.
Ahora si, son las 09.30 y partimos hacia el festival de Vitoria. Todos están eufóricos, las bromas no tardan en surgir y terminan convirtiéndose en debate. "¿Creéis que los toreros van a puticlubs?", preguntaba el monaguillo a sus compañeros. La respuesta, algo insólita, derivó en los tintes de bello púbico de las señoritas que trabajan la calle... Los piques entre ellos tampoco se hicieron esperar, de nuevo fue El Monaguillo quien soltó la liebre: "¡Agustín, que bonitos tus zapatos! Son de piba ¿no?".
Los ánimos van poco a poco decayendo, el primero en sucumbir al sueño fue Álvaro, de la parroquia del monaguillo. Marta Márquez no pudo resistir y se levantó sigilosa para inmortalizar el momento, mientras que su compañero de batallas nocturnas en la radio explicaba muy serio: "A este se le conoce como el niño balsero, siempre va debajo, agarrado al motor, por eso hoy está tan contento, no se cree que esté viajando aquí arriba". Las risas de todos sobrecogieron a Álvaro que despertó sin saber muy bien donde estaba.
Agustín Jiménez fue el siguiente en caer. Cual niño de excursión, se hizo un ovillo en su asiento, cerro los ojos, abrió la boca y a la rica siesta mañanera. El Monaguillo tampoco pudo más con su vida, se puso los cascos y paso a una dimensión paralela, mientras el resto de compañeros se dedicaban a leer o escuchar música.
La tranquilidad duro poco, exactamente hasta que Agustín se despertó. El humorista se levantó de su asiento y se convirtió en guía turístico: "Próxima parada, Casa Paco". Sus compañeros no le hicieron excesivo caso, así que cambió de estrategia marcándose un beat box y tentando a El Langui a improvisar un rap, pero el músico y actor no tenia aún fuerzas suficientes, así que volvió al guía: "Chicos, llegamos al hotel y soltamos las maletas. Hoy va a ser tranquilito, pero que no se os olvide que mañana hay gymcana".
Mientras Agustín daba sus instrucciones el minibus paraba en Lerma. Toca desayunar. Cual leones hambrientos, los chicos de Guasap! corrieron a la cafetería, donde acabaron con las existencias de molletes de jamón ibérico. Palabras, las justas, había que reponer fuerzas, pero tal cual acabaron con el almuerzo las bromas volvieron a apoderarse de ellos. Sólo hizo falta un expositor con los éxitos del panorama musical español de gasolinera -Los Chichos, Los Chunguitos, Camarón...- para que empezara la juerga: "¡Esto es España!".
Tras la parada de rigor, vuelta al bus. En ello estábamos cuando Marta tropezó al intentar adelantar al Monaguillo para subir al bus. "Éste es el efecto que produzco cuando pasa una mujer a mi lado", suspiraba el humorista radiofónico, "va a ser eso, si", replicaba la única chica del equipo, a la que, por cierto, llevan entre algodones.
Bien despiertos todos y con la energía superando el límite, procedemos a las entrevistas. Joaquín Reyes nos ha desvelado que dará una vuelta a sus imitaciones;, Marta Márquez se confiesa: además de la niña mimada, es la reina de las redes sociales; llega el turno de Agustín Jiménez y con el el caos. Si, si, el caos. Un fuerte y ruidoso golpe nos paraliza. Nadie sabe que pasa. Hay que parar ¿Hemos pinchado? No, un tapacubos ha decidido apearse del viaje sin avisar.
Superado el susto, el humorista continua la entrevista contándonos que es el ideólogo del programa, que hará humor del humor y... No ha podido continuar porque un ataque de risa se ha apoderado de el.
Flipy, productor y colaborador de Guasap!, asegura que dará un paso más en una sección científica nunca vista, pero cuando más emocionado estaba la parroquia del Monaguillo se apoderó del micro protagonizando un maravilloso show que nos hizo llorar de la risa. Por si esto no era lo suficientemente genial, El Langui puso el colofón final al viaje regalándonos un rap exclusivo y desvelando, con la ironía en 'modo on', que él será quien mantenga "el equilibrio del programa".
A estas alturas os preguntareis donde está Dani martínez. El líder de esta singular banda, consciente de que lo bueno se hace esperar, aguardaba en Vitoria con los brazos abiertos para poner orden a este disparatado viaje ¡Allá vamos!