Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡Pasión en la granja! Nagore se declara a Juanmi: "Me impones y me pones"

Con la convivencia, llegan los besos y empiezan los primeros roces entre las candidatas y sus granjeros. Esther cree que Dunia le tiene envidia por su físico pero la aludida cree que su compañera es “más difícil que le demonio”. Que Lander se llevara a Xandra y a su vaca preferida, Rebeca, ha despertado los celos de Cristina y Paula. Sigi se ha ido de marcha con sus chicas y, sin camisa, ha tenido que secar más de una lágrima. Juanmi ha puesto a prueba a sus chicas y, tras enseñarles a ordeñar, las ha ‘bautizado’ con un cubo de leche. Una broma por la que ha tenido que pedir perdón a Nagore ¿cómo? con un beso. Y, mientras tanto, los chicos de Rocío se han perdido...

Tras sudor y lágrimas, los granjer@s eligieron a sus tres candidat@s y ellos, felices, han emprendido su camino hacia las granjas.
Cargadas de tantas maletas como si fueran a pasar meses en casa, las chicas de Juanmi se han bajado del coche y se han encontrado solas, cargadas y con tacones en el campo. “No había nada, ni eco”, ha dicho Carol indignada. Sin embargo, poco después ha llegado el padre de Juanmi, junto a su rebaño, al rescate.
 “Abajo los callos malayos y arriba el buenorro”
Con el fin de que se enamoren de su interior y no de su buena situación económica, Rocío ha decidido ocultar a sus chicos su verdadera casa y, junto a Hermes, se ha trasladado a una nueva. Allí, han dejado claro cómo se distribuyen las habitaciones: “Abajo los callos malayos y arriba el buenorro”.
Sigi sufre una picadura: “Se me ha puesto el labio como el hocico de un burro”
Las  chicas de Sigi se han preocupado mucho. Una avispa ha picado a su granjero y, segundos después, se ha duplicado el tamaño de su labio. A él le ha gustado verlas tan interesadas pero ha dejado algo claro: “Soy el bróker de Badajoz, tiene que venir una colmena entera”.
Depilación de cejas a última hora, así se prepara Carlos para conquistar a Rocío
Carlos, muy nervioso, ha necesitado la ayuda de su madre para terminar la maleta y no tener que comprar nada en Huelva. Sin embargo, también le preocupaba no haber tenido tiempo para ir a la peluquería a retocarse las cejas, algo que su madre ha solucionado en un instante. Emocionada, nos hablaba de su hijo y nos descubría la gran incógnita: de dónde procede su linaje.
Carol: “Ante de que las leonas me quieran quitar a Juanmi, la pantera se lo lleva”
Carol, a pesar de su juventud, tiene las ideas muy claras. Antes de que las “leonas” le quiten a Juanmi “la pantera se lo lleva”. Además, nos confiesa que tiene “una espinilla” clavada y es que de pequeña quería dedicarse a la lucha libre. En cuanto a los chicos también sabe lo que quiere: “El físico con los años se va y para mí es una cosa terciaria”.
Las chicas de Lander, celosas de Rebeca, su vaca
A las chicas de Lander no les ha dado tiempo a decidir quién iba a ir junto a Lander en el coche. Él les ha aclarado las dudas: delante iba a ir Rebeca, su vaca o, más bien, un peluche.
De “porno chacha” a “sueltecita”, Laura y Bea se alzan en armas contra Yanira
La madre de Sigi proponía a las chicas que eligieran sus habitaciones, dos tendrían que compartir y una podría estar sola y Yanira ha aprovechado la oportunidad rauda y veloz, ya que dice que le molesta el ruido. Y esto junto con su colección de camisones ha hecho despertar los celos de Bea y Laura, que le han dedicado todo tipo de descalificativos.

Dunia desata su ira contra Esther: “Es más difícil que el demonio, es una ciclotímica”
Un inocente comentario, en el que Dunia decía no enfadarse fácilmente, ha desatado la discusión con Esther: “¿No ves que este culo no lo tiene? Pues me tiene enfilada”. Para Dunia, su rival es “más difícil que el demonio” y aunque dice tener paciencia, teme el momento en el que salga “el bicho” que dice llevar dentro. Durante un descanso en el camino, Dunia no ha podido reprimirse y ha dado rienda suelta a su ira: “Físicamente soy más guapa que ella veinte veces, ya quisiera que una mujer de mi altura estuviera focalizada en ella, para mí no significa nada, es una ciclotímica”. 
Paula, enfadada con Lander: “No me voy a dejar pisar por nadie”
A Paula y Cristina no les ha gustado nada en absoluto que Lander se marchara con Xandra y su vaca, Rebeca, mientras las dejaba a ellas limpiando. Paula no daba crédito cuando el granjero pasaba por su lado sin mirarla y ha dejado algo claro: “No me voy a dejar pisar por nadie”.  
José: “Yo os ayudaré y mi padre también”; “sobre todo, a vestirlas”
José y su padre daban la bienvenida a las chicas a República Dominicana. Les han preparado para su trabajo en el campo y José les ha dicho que tanto él como su padre les ayudarán: “Sobre todo, a vestirlas”, ha contestado él.
Poli, a Diego: “Di ‘Huelva’ tú, que tienes voz de GPS”
Poli, Diego y Carlos han protagonizado su propia ‘road movie’. Poli, el encargado de recoger a sus compañeros y de conducir casi 1000 kilómetros, se ha perdido mucho antes de llegar a Huelva, con tan mala suerte de que sus mapas eran del año 2003 y no tenía cobertura GPS.
Juanmi ‘bautiza’ a sus chicas con un cubo de leche
La primera jornada de las chicas de Juanmi en la granja ha sido de todo menos tranquila. El granjero les ha enseñado a ordeñar una cabra y, tras ver una uña demasiado larga de Vanesa, el granjero ha decidido cortársela con los dientes. Y ahí no ha acabado la cosa, Juanmi no ha dudado en tirar el contenido del cubo a sus pretendientas con reacciones muy diferentes: Mientras Vanesa bailaba, Nagore se cabreaba.
Nagore, a Juanmi: “Me impones y me pones”
Nagore no se ha tomado nada bien la broma de Juanmi que, tras enseñarlas a ordeñar, les tiró la leche. Por ello, el granjero se marchaba un rato a solas con la candidata y ella le ha confesado: “Me impones y me pones”. Tras esto y unas cuantas caricias, el granjero no se ha resistido y le ha dado un beso: “Ha sido muy sentido, me pegó un pellizco por dentro, no quería parar. Le pediría perdón 20 millones de veces”.
Sigi, una noche de fiesta que acaba sin camisa y entre lágrimas
Sigi ha salido de fiesta con sus chicas. Todo iba bien, bailaban, tomaban algo… Hasta que se ha marchado a solas con Yanira. Su encuentro ha despertado los celos de Laura, que casi se lo ha llevado mientras hablaba con Bea. Sigi intentaba tranquilizarla cuando, de repente, llegaba Bea. La tensión podía cortarse y, finalmente, todo ha acabado entre lágrimas.
Avance: Muchos, muchos besos y más de un pique
Los granjeros buscan el amor y no se andan con rodeos. En el próximo programa habrá besos, muchos besos y, como consecuencia, se despertarán los celos entre quienes no han sido besados.